Tag

noticias de sudan

Browsing

Para contribuir a nuestra creación de contenido entra al botón abajo:

Become a Patron!

Para ver el curso de Hebreo recomendado por Etzlil, entra aquí:

http://tracking.eteachergroup.com/SHa

Sudán es uno de los países más inestables de la región, es un país que jamás se ha acercado a su época de oro, un país en el que sus habitantes viven de desgracia en desgracia, y un país que ha experimentado tremendas épocas de violencia. El presente, no es la excepción, mientras ustedes escuchan esto, las calles de Sudán se están inundando de sangre una vez más.  

Probablemente los que siguen las noticias han escuchado un poco al respecto, tal vez las cifras de muertos y heridos que la agitación ha causado, y de pronto un poco de reacciones de la comunidad internacional al respecto. Pero hoy, vamos a explorar juntos la situación a fondo para llegar a entender a detalle este conflicto nacional. Para eso, como ya se lo esperan, vamos a regresar en el tiempo.

La Historia de Sudán

Antes de empezar, hablemos un poco de las características geográficas y demográficas del país. Sudán se encuentra en el noreste de África, limita con Egipto en el norte, Eritrea y Etiopía al Este, Sudán del sur por el sur y República Centroafricana, Chad y Libia por el Oeste. Adicionalmente, Sudán cuenta con una costa en el Mar Rojo y el río Nilo cruza el país de Sur a Norte. 

La capital y la ciudad más poblada es Jartum, que es bañada por el Río Nilo. Sudán cuenta con casi 44 millones de habitantes, de los cuales la gran mayoría son musulmanes Sunitas, y una minoría de alrededor de 5% son cristianos. La cultura predominante es la Árabe aunque también existen allí culturas nativas africanas. ya sabiendo esto, vamos a empezar a contar nuestra historia.

Sudán sufrió de colonización anglo-egipcia que duró la primera mitad del siglo XX. Finalmente, en 1956, Sudán declaró la independencia, y desde ese entonces, el país ha vivido prácticamente en una guerra civil constante. 

Cuando nombre los países que limitan con Sudán, mencione a Sudán del Sur. Pues les quiero contar que ese país no siempre existió. En un principio Sudán se independizó como  un solo país unificado que de hecho era el país más grande de todo África. Sin embargo, debido a las diferencias etno-religiosas entre los habitantes del Norte y del Sur, este país no logró permanecer unificado.  

La parte Norte, estaba habitada por una mayoría musulmana, y  la parte sur, por una mayoría cristiana. Cuando se creó el país, se fundó un gobierno en Jartum, ubicado en la región norte. Al mismo tiempo este gobierno norteño y musulmán prometió implementar un sistema federal para que el sur tuviese también cierta autonomía. Sin embargo esa promesa no fue cumplida y esto llevó a la creación de un conflicto entre un grupo que luchaba para liberar al sur, y el gobierno sudanés, rápidamente este conflicto trascendió a una guerra civil conocida como la primera guerra civil sudanesa. 

Esta guerra sucedió entre los años 1955-1972 y era conocida como una de las guerras más violentas de la historia hasta ese entonces, porque en ella perdieron su vida alrededor de medio millón de personas. 

Esta guerra terminó en 1972 con un acuerdo de paz firmado por el gobierno de Jartum y el movimiento para la liberación de Sudán del Sur en Addis Ababa, la capital de Etiopía, el país vecino. 

A pesar del acuerdo de paz, muchos habitantes del sur quedaron sentidos, y en muchos de los casos traumatizados por la violencia severa que aplicó el gobierno norteño musulmán en contra de ellos, y por eso se dice que ese acuerdo de paz no apagó el fuego verdaderamente. 

Sin embargo, en el acuerdo, Sudán del sur consiguió cierta autonomía de gobierno, y derecho a los recursos naturales de la zona, cosa que logró calmar un poco las aguas. Pero esta relativa prosperidad no duró mucho tiempo. tan solo 10 años después del acuerdo de Addis Ababa descubrieron nada más y nada menos que petróleo en el sur de Sudán. 

Cuando esto sucedió, el gobierno del norte intentó cambiar las fronteras de las zonas de autonomía para quedarse con los campos de extracción de petróleo. Y esto, obviamente, agitó nuevamente las aguas sudanesas. Así empezó la segunda guerra civil en el país, la cual fue aún más larga y más sangrienta que la primera que duró entre los años 1983-2005. 

Esta es una de las guerras civiles más largas de la historia, pues fue una guerra totalmente activa por 22 años, además, en ella murieron casi 2 millones de personas, en el sur 4 millones fueron desplazadas una o repetidas veces, y debido a la cantidad de violaciones de derechos humanos y masacres realizadas, esta es conocida como una de las guerras con la mayor tasa de muertos desde la segunda guerra mundial.

Entre tanto, en 1989, un militar llamado Omar Al-Bashir, hizo un golpe de estado y se auto declaró como la máxima autoridad del país. Esto incluía ejercer como presidente, jefe de estado, primer ministro, y comandante de las fuerzas armadas.

Al mismo tiempo, Al-Bashir prohibió la existencia de los partidos políticos, y prácticamente la de cualquier institución considerada como “no religiosa”. Al-Bashir aspiraba a aplicar la ley de la Sharia, la ley islámica, en todo el territorio nacional y así islamizar completamente al país. 

Es por eso que poco a poco el gobierno de Al-Bashir fue promoviendo la creación de grupos armados entre las minorías musulmanas del sur para usarlos como grupos proxy en contra del movimiento para  la liberación de Sudán del Sur. 

Esto escaló la guerra a un nuevo nivel. pues desde ese momento, el sur de Sudán se convirtió en una zona de guerra donde cada grupo étnico tenia su grupo armando y  luchaba contra el resto. Esto como consecuencia de la creación de las guerrillas patrocinadas por el gobierno de Al-Bashir y sus acciones en contra de minorías étnicas y religiosas las cuales crearon también grupos armados para defenderse y poco a poco estos también se volvieron grupos violentos. 

Muchos expertos describen esto como una estrategia de “divide y reinarás” diseñada por Al-Bashir y su gobierno en Jartum para poder apoderarse del sur. Y como era de esperarse, las fuerzas armadas de Sudán, que recibían órdenes de Al-Bashir, entraron al sur con toda la fuerza cuando este ya estaba casi destruido y arrestaron, torturaron y masacraron a cualquier persona, grupo o comunidad que fuera considerada como disidente de su gobierno. 

Y no solo eso, esta guerra se caracterizó por la inmensa cantidad de casos de uso de niños como soldados y niñas y mujeres como esclavas sexuales.

Es por todas estas razones que Al-Bashir es acusado por la comunidad internacional de crímenes de lesa humanidad y genocidio. de hecho, en 2009 la corte penal internacional lo declaro culpable y resolvió una orden de arresto en su contra la cual transmitió al gobierno sudanés, quien obviamente no la llevo a cabo. 

En cuanto a la arena internacional, Al-Bashir en los 90 ‘s apoyó abiertamente a Saddam Houssein, el dictador de Iraq en la guerra del golfo, y de ahí perdió definitivamente todo el apoyo de la comunidad internacional de occidente, principalmente el de Estados Unidos bajo la presidencia de Bill Clinton, quien intentó aislar completamente a Sudán de la comunidad internacional. 

Finalmente, en el 2005, después de una larga guerra llena de desgracia y sufrimiento para los civiles sudaneses, los grupos rebeldes del sur y el gobierno de Al-Bashir en Jartum firmaron la paz por medio de un acuerdo hecho en Nairobi, la capital de Kenya. 

En estas negociaciones se acordó una autonomía de 6 años para el sur de Sudán que finalmente se convirtió en la independencia de ese país en el 2011, convirtiéndose así en el país más joven del mundo. Además de eso se dividieron los ingresos del petróleo y se acordó que la ley de la sharia se aplicaría solamente en el norte.

y así terminó una época de casi 50 años de guerra consecutiva entre el Sur y el Norte de Sudán. Pero sin embargo las condiciones para los ciudadanos del norte no mejoraron, pues permanecieron bajo el gobierno del terrible dictador Omar Al-Bashir a quien no le temblaba la mano para cometer crímenes en contra de la humanidad y oprimir con mano dura a cualquier tipo de oposición hacia el o hacia las leyes islámicas de la Sharia.

La Actualidad en Sudán

De esa manera permanecieron los ciudadanos de Sudán hasta que hace 3 años, la situación económica y social del país no podía tocar más fondo, me refiero a que más de 20 millones de personas vivían bajo el umbral de la pobreza y no veían la luz. Es entonces cuando empezaron manifestaciones en masa en las calles de Jartum y otras ciudades principales que pretendían bajar a Omar Al-Bashir del poder. 

Finalmente, el 11 de Abril del 2019, el ejército que le había sido fiel tanto tiempo, le dio la espalda y le hizo un golpe de estado. Así terminó la larga y violenta época de Omar Al-Bashir como presidente de Sudán.

Sin embargo, los ciudadanos sudaneses no quedaron muy satisfechos con lo que pasó después. Pues el ejército, quien había bajado a Al-Bashir del poder, lo sustituyó con un gobierno llamado “El Consejo Militar Transicional” , el “CMT”.

Esta transición de Al-Bashir al TMC no apagó las protestas. Pues los ciudadanos siguieron manifestándose y gritando slogans como “Un ladrón cambio a otro ladrón”. Pues al fin y al cabo ese era el mismo ejército que había cometido atrocidades en contra de ellos bajo el gobierno de Al-Bashir.

El pueblo exigía que el ejército cediera el poder a los civiles, y no iba a parar de protestar hasta que eso sucediera. Es por eso que las protestas solo crecieron, y además miles de sudaneses levantaron tiendas de campaña alrededor de la central del ejército en símbolo de protesta.

Como era de esperarse el ejército no se quedó de manos cruzadas sino que respondió con mucha violencia y uso de armamento en contra de los civiles. En estos enfrentamientos murieron más de 100 civiles, y otros miles salieron heridos. Testigos también cuentan que hubo torturas y abuso sexual en contra de protestantes hombres y mujeres. Estos eventos empezaron a ser llamados “La Masacre de Jartum”.

A pesar de todo, las protestas continuaron. Y eventualmente el ejército accedió a compartir el poder con los civiles. Fue entonces cuando el “Consejo Militar de Transición” hizo un acuerdo con un grupo llamado “Las Fuerzas de Libertad y Cambio” que era prácticamente el grupo que representaba a los manifestantes.

Así fue como se creó un nuevo gobierno transicional donde las dos partes compartirían el poder por 39 meses, para que después de ese periodo se hagan elecciones.  Este nuevo gobierno transicional quedó dividido en dos: un consejo soberano liderado por el general Abdel Fattah Al-Burhan, el militar que dirigió el golpe de estado que bajó del poder al anterior presidente Omar Al-Bashir, y un gabinete civil liderado por quien se convirtió en el primer ministro Abdallah Hamdok. 

Por un tiempo, con esta solución, todo se veía bien en Sudán. Tanto sus ciudadanos como el mundo creían que el país estaba encarrilado para hacer una transición exitosa a la democracia al terminar este periodo de 39 meses.

Esto, hasta finales de octubre de este año, hasta hace menos de un mes. Pues repentinamente Al-Burhan, el general al mando del consejo soberano, decidió declarar a Sudán en estado de emergencia, y con ese pretexto destituyó al primer ministro y a todo el gobierno de transición. 

Los expertos de la comunidad internacional argumentan que esta es una clara toma de poder y describen esto como un golpe de estado. Argumentan que el general Al-Burhan pretende sabotear la transición a la democracia y quedarse al mando del país de esa manera. 

pues esta toma de poder sucedió tan solo 4 semanas antes de las acordadas elecciones y la transferencia del poder a un nuevo líder civil. Con su toma del poder el general Al-Burhan pretende también evitar ciertas consecuencias que hubiese tenido una transición del poder a un líder civil, como por ejemplo la entrega del ex presidente Omar Al-Bashir a la corte internacional de justicia cosa que no le conviene a Al-Burhan debido a que el era un general de alto rango en el ejército de Al-Bashir y también está involucrado en esos mismos crímenes de guerra.

Otra posible consecuencia de la transferencia de poder a los civiles que Al-Burhan quiere evitar es que se lance una investigación en contra del ejército por los acontecimientos de la masacre de Jartum, si, la que Al-Burhan y su ejército llevaron a cabo en 2019 en contra de los manifestantes.

Y por estas razones más el deseo de permanecer en el poder, Abdel Fattah Al-Burhan se ha apropiado del gobierno por medio de lo que muchos han llamado “un golpe de estado”.

Hamdok Vuelve al Poder

Inmediatamente después de estos sucesos que tomaron lugar el 25 de Octubre y hasta hoy, el pueblo Sudanes ha estado protestando de vuelta. Pues esto fue para ellos un asalto de la pequeña gota de esperanza que tenían.

En estas protestas ya murieron decenas de manifestantes y la violencia siguió incrementando en el país. 

Hoy, 21 de Noviembre del 2021, el general Al-Burhan ha liberado al primer ministro Abdallah Hamdok del arresto domiciliario en el que lo puso hace un mes y ha firmado con él un nuevo acuerdo para regresar al camino en el que estaban para llegar a una transición a la democracia.

Sin embargo, esto ya no satisface al pueblo, los manifestantes siguen en las calles exigiendo que no se hagan acuerdos con los militares y que el poder esté en manos civiles por completo.

El primer ministro Hamdok ha declarado que su primer objetivo ahora que ha vuelto al poder como primer ministro es terminar con el derramamiento de sangre en las calles de Sudán. 

El objetivo de este nuevo acuerdo es relanzar el plan de transición a la democracia con el fin de llevar a cabo unas elecciones democráticas en el año 2023.

A pesar de esto, la mayoría de movimientos de civiles que manifiestan rechazaron el acuerdo y dijeron cito “No hay posibilidad de negociación, ni asociación con los golpistas” es decir, con los militares.