Hoy en día, muchas personas dicen ser anti sionistas y argumentan que eso no significa ser antisemitas. Quiero explicar las razones por las cuales el antisionismo es tan solo una máscara que usan los antisemitas para poder expresar ese sentimiento (que es el mismo) abiertamente.

https://www.efe.com/efe/english/world/anti-us-israel-protests-in-iran-over-gaza-killings/50000262-3620331

Quiero empezar con la definición de Sionismo: “El sionismo es el movimiento nacional que aboga por el retorno de los judíos a su patria ancestral - la Tierra de Israel - y la reanudación de una vida judía soberana allí.” (Prof. Biniamín Neuberger)

Muchos de estos sujetos legitiman su antisionismo cuando afirman que el Sionismo es un movimiento “perverso y segregacionista”, refiriéndose a los Palestinos. Quiero decir que el Sionismo y la convivencia con los Palestinos no se oponen uno con el otro. Una prueba de esto es que desde antes de que se fundara el estado de Israel, en Noviembre del año 1947, el liderazgo Judío aceptó la propuesta que hicieron las Naciones Unidas a los dos lados. Esta propuesta trataba de dividir la tierra para tener dos estados, uno para cada pueblo. Después de que los Palestinos no aceptaron, y contrario a lo planeado, solo un estado se fundó, y no dos, el estado de Israel ha ofrecido en varias ocasiones a los Palestinos la oportunidad de dividir la tierra y de fundar su propio estado. Lo que vendría siendo paralelo al Sionismo por el lado Palestino, un estado propio para un pueblo.

El Sionismo es una ideología que no viene con fronteras definidas, lo que importa es tener un estado judío soberano en la tierra de Israel, sin embargo, no en todo el territorio. A lo largo de los últimos 150 años, la prioridad del pueblo judío ha sido tener un estado judío, lo que denominamos Sionismo; por el contrario, la prioridad del liderazgo Palestino durante los últimos 150 años ha sido obtener la totalidad del territorio.

El Sionismo es la ideología que dicta que los judíos como pueblo tienen derecho a tener un estado propio en su tierra natal. Esta ideología nació en la cabeza de un judío europeo en el siglo XIX después de ver varios casos de antisemitismo en un mundo que ya era “iluminado, inclusivo e igualitario”, Teodoro Herzl. Quien entendió después de estos eventos que por más “igualitario” que sea cualquier país en donde quiera que  los judíos se encuentren, nunca van a ser tratados como iguales, y peor aún, nunca serán protegidos como cualquier otro ciudadano. Este último punto lo comprendió recapitulando todas las persecuciones a los Judíos a lo largo de la historia.

La ideología Sionista tomó la añoranza de 2000 años del pueblo judío de volver a su tierra natal, y la convirtió en una necesidad para su continuidad y existencia. La ideología Sionista es tan solo una solución que asegura que dichas persecuciones no vuelvan a suceder. Negar su derecho a protegerse, es poner otra vez al pueblo judío en esa situación de incertidumbre e inseguridad que vivió durante tanto tiempo y puso su existencia en alto riesgo. Por lo tanto, opino que quien dice ser antisionista y no antisemita,  no es consistente con sus ideas.

Esto no quiere decir que no aceptemos el criticismo ni que criticar a Israel es ser antisemita. Lo que intento decir es que el anti Sionismo no es igual al criticismo a las acciones de Israel, el anti Sionismo es la oposición al derecho del pueblo Judío de tener un hogar nacional en la tierra de Israel y eso, si es antisemitismo.

 

Write A Comment