Primero, quiero  que nos ubiquemos un poquito en el mapa. Libia es un país ubicado en el norte de África con costa en el mar mediterráneo. Libia bordea en el oriente con Egipto y Sudán, en el occidente con Túnez y Argelia, y en el sur con Chad y Nigeria, en el norte, como mencione anteriormente tiene una larga costa en el mar mediterráneo. 

Libia es un país con alrededor de 7 millones de habitantes y tiene una población muy homogénea, pues la gran mayoría son musulmanes sunitas y el árabe es su lengua madre.

Libia es un país que hoy está totalmente fragmentado, es un país que no tiene un gobierno centralizado y con todo el poder y es un país que lleva ya  en caos 10 años.

Para entender cómo llegamos a esto, quiero que volvamos en el tiempo y hagamos un recorrido por el pasado de este país para entender el presente.

El Pasado de Libia

Nos devolvemos a una época a la que comúnmente nos devolvemos en  el programa porque a partir de ella se forjaron las bases del Medio Oriente hoy. Quiero que nos devolvamos a las vísperas de la primera guerra mundial.

El territorio de Libia pertenecía al legendario imperio Otomano. Como sabemos este fue un imperio muy poderoso y colosal durante sus 600 años de existencia pero sabemos que se fue deteriorando en sus últimos 150 años y hasta su colapso en la primera guerra mundial.

Una de las razones de este deterioro fue la pérdida de territorios periféricos a otras potencias, y el territorio de Libia es uno de ellos.

En 1911, hubo una guerra  entre el Imperio Otomano y los italianos, y fue entonces que los italianos conquistaron el territorio de Libia e impusieron allí un régimen bastante autoritario y violento. 

Ahora, me parece importante que entendamos algo que en mi opinión es la raíz de el conflicto allí hoy. Cuando Libia fue conquistada por los italianos, no fue  conquistada como un territorio unificado, sino  que fue conquistada como tres provincias vecinas llamadas Cirenaica Tripolitania y Fezzan. 

Fueron los italianos quienes durante su gobierno allí, decidieron unir estas provincias otomanas como una sola colonia del reino de Italia, a la cual llamaban: la Libia Italiana.

Durante la ocupación Italiana, los Libios pusieron mucha resistencia y esta fue liderada por un senior llamado Idris As-Senussi que era el emir de la provincia de Cirenaica y esta resistencia fue lo que de hecho creó la identidad nacional Libia. Sin embargo,  eso no fue lo que sacó a los Italianos de Libia. 

Lo que en realidad acabó con la colonia Italiana en ese país, fue la segunda guerra mundial, donde Libia fue un campo de batalla entre los aliados y el eje que era una alianza conformada por la Alemania Nazi, Italia y Japón.

Al terminar la segunda  guerra mundial, y con la victoria de los aliados, Libia quedó en manos británicas, y para 1949, Las Naciones Unidas declararon que al cabo de máximo tres años, Libia debería ser un  país independiente.

Y asi fue. En 1951, Libia se independizó bajo el nombre del Reino Unido de Libia y bajo el mandato del líder de la revolución en contra de los Italianos quien recibió el cargo del Rey Idris y el país declaró como su capital a la ciudad de Benghazi, una ciudad costera en la provincia de Cirenaica. Esto fue un hecho histórico porque Libia fue el primer país africano en conseguir la independencia por medio de las Naciones Unidas.

En sus primeros años como país independiente, Libia era muy pobre, y las potencias mundiales no tenían mucho interés en ese territorio, pero de repente, todo eso cambió. Pues en 1960,  tan solo 8 años después de su independencia, Libia encontró petróleo en sus suelos, y eso atrajo a potencias como Estados Unidos y los Británicos a interesarse en el país. 

El rey Idris dio rápidamente concesiones de las plantas de petróleo a estos países y esto causó furia en el pueblo ya que la riqueza de recursos del país no estaba ayudando al pueblo sino que ayudaba a potencias extranjeras. Es por eso que en esa época se veía mucha furia en contra del rey Idris por parte del pueblo Libio.

Ahora, tenemos que mirar un poco el contexto, pues en los años 50 ‘s y  60 ‘s el mundo Arabe estaba viviendo una ola de golpes de estado militares que tumbaron monarquías e impusieron ideologías nacionalistas, seculares, socialistas y pan arabistas.  

El personaje que lideró esta ola fue Gamal Abdel Nasser, un militar egipcio que hizo un golpe de estado tumbando a la monarquía y quedándose en el poder hasta su muerte. Nasser no solo se convirtió en el líder de Egipto sino que también fue el creador y llevó el liderazgo en esta ideología que mencione antes y además fue la inspiración de muchos.

Les cuento esto porque una de las personas inspiradas por Gamal Abdel Nasser, fue Muammar Gaddafi. No se si les es familiar este nombre. El punto es que él también era un oficial en el ejército Libio nacido en una familia beduina pobre en el sur del país y seguidor de esta ideología nacionalista Árabe, y socialista por varios años.

Gadafi, con 27 años, en 1969 lideró una revolución que tumbó al rey Idris y así él subió al poder. Esta revolución era de carácter bastante parecido al de  la revolución de Nasser en Egipto. Propone traer igualdad al pueblo, un sistema socialista y promovía el nacionalismo árabe como ideal. Desde ese entonces, el país pasó a llamarse: “La República Arabe de Libia”

La gente en Libia quería mucho a Gaddafi, pues se referían a él con apodos como el “Guía de la Revolución” o “El Líder Hermano”. Como parte de su ideología, en sus primeros años, Gaddafi deportó a toda la población Italiana que quedaba en el territorio Libio y expulsó a todos los batallones militares de ejércitos occidentales que permanecían allí y así mismo, nacionalizó todo el petróleo en su territorio.

Gaddafi es conocido también como un “modernista Islámico”. Este es un movimiento que intenta mezclar a Islam con valores modernos tales como la democracia, el progreso y  la igualdad. Es por eso que  como efecto de esa ideología, Gaddafi decidió eliminar todas las leyes que existían allí hasta ese  entonces y  crear una serie de leyes nuevas basadas en la Sharia, la ley islámica. Así mismo, promovió el socialismo islámico. 

Gaddafi reflejaba una actitud pro democrática y progresiva, es por eso que  creó asambleas con poder y  habló de la igualdad y el derecho del pueblo a tomar decisiones sobre el país. Pero la verdad es que todo eso parecía una cortina de humo, pues en realidad, las decisiones importantes se las reservo para  tomarlas él mismo. 

Después de un tiempo de estar en contra de los países del occidente y tener con ellos varios conflictos, y  además de tener muchos desacuerdos con sus países vecinos Egipto y Chad, Libia quedó bastante aislado de la comunidad internacional además de recibir varias sanciones económicas por parte de las naciones  unidas. Todo esto dejó al país en una muy mala situación, y a Gaddafi en una peor situación frente a su pueblo.

Con el pasar de los años, Gaddafi dejó de ser el líder hermano y se fue convirtiendo en un dictador totalitario, cada vez con más oposición en el pueblo Libio. Ya con una muy mala situación económica, social y política en el país, en el año 2011, explotó la primavera árabe.

Esta fue una serie de levantamientos en el mundo árabe del pueblo en contra de sus dictadores y en cada país tuvo un efecto diferente. Libia no fue una excepción, pues para el 2011, los ciudadanos estaban desesperados y  ya tenían un dictador que llevaba más de 40 años en el poder.

Fue entonces cuando salieron a las calles a protestar y todo se puso muy violento. Tanto los protestantes como el ejército de Gaddafi estaban usando armas en contra del otro grupo. 

Es ahí cuando se forma un grupo que desde ese momento empezó a liderar la revolución en contra de Gaddafi, y se llamó el Consejo Nacional de Transición, el CNT. Este grupo estaba formado por los rebeldes de las protestas iniciales, además de varios desertores del gobierno de Gaddafi.

Este concejo empezó a hablar con la liga árabe y luego con la comunidad internacional buscando intervención militar en Libia de los países de occidente. Y finalmente lo consiguieron. La OTAN hizo una serie de ataques militares en contra de las bases del ejército de Gaddafi debilitando así su posición y  favoreciendo a los rebeldes y a el CNT.

Además de eso, la OTAN armó a los grupos rebeldes para que pudieran luego tomar el poder. Y todo esto hizo que los rebeldes pudieran tomar el poder en Trípoli, la capital y que Gaddafi se retirara a su ciudad natal en el sur del país saliendo así del poder. 

Sin embargo, ya con el país en sus manos, los rebeldes buscaron, encontraron y  mataron a Muammar Gaddafi, el dictador que había gobernado Libia por 42 años.

Y así termina la historia de Gaddafi, pero la que nosotros queremos contar hoy, apenas comienza.

El Después de Gaddafi

Después de la muerte de Gaddafi, los rebeldes se fueron de cacería y atacaron a muchos de sus seguidores. La violencia en el país era tan severa que la OTAN empezó a cuestionar esa intervención militar y la entrega de armas a los grupos rebeldes.  

Sin embargo, con la muerte de Gaddafi, el CNT, el consejo nacional de transición tomó el poder y gobernó en Libia por un año, hasta el 2012. Fue en ese año cuando se levantó una entidad llamada el Congreso General Nacional quien le dio al CNT 18 meses para asegurarse de que exista una transición a la democracia y dar el poder al ganador según  voto popular.

Y asi se  dio. En el 2014, se realizaron las primeras elecciones democráticas en Libia y se eligió un nuevo gobierno al que se le denominó la cámara de representantes. El problema es que  muchos miembros del CNT se negaron  a reconocer la autoridad del nuevo gobierno.

Y así, Libia se vio en una situación donde hay dos gobiernos paralelos, por un lado el CNT basado en Trípoli, en la provincia de Tripolitania, y el otro, la cámara de representantes, basado en la ciudad de Tobruk en la provincia de Cirenaica.

 No se si se acuerdan que  al principio del episodio hablamos de que Libia fue un país unificado por los Italianos, pero en realidad está compuesto por tres provincias muy diferentes una de la otra.

Pues ahora, podemos ver que esta división se vuelve a marcar, los dos gobiernos paralelos se encuentran  en las dos  provincias más importantes y rivales Tripolitania y Cirenaica y no solo luchan por el poder de todo Libia sino que también luchan por que su  provincia sea el centro del poder.

Ahora, además de estos dos gobiernos paralelos, Libia se llenó de grupos armados con sus propias agendas. Y esto, complicó todo mucho más!

En el año 2015, la ONU entendió que Libia estaba en una situación de caos total y decidió intervenir. Es por eso que se hizo una cumbre en Marruecos donde se creó  un nuevo gobierno llamado el Gobierno de Acuerdo Nacional, y este quedó como el gobierno oficial de Libia reconocido por la comunidad intencional. Pero acá no acabaron  los problemas.

Este gobierno quedó basado en Trípoli, y vamos a decir que reemplazó al CNT, pero el gobierno de Tobruk, es decir, la cámara de representantes liderada por el militar Khalifa Haftar se negó a reconocer su poder.

En 2017, Haftar ordenó a su ejército intentar conquistar Trípoli, la ciudad donde el  Gobierno de Acuerdo Nacional está basado. Esto resultó en el inicio de otra  guerra civil y la lucha entre los ejércitos de los dos gobiernos. 

Esta guerra civil entre el oriente y el occidente de Libia, ha tenido severos resultados y precios muy altos que los ha pagado únicamente la población civil del  país. Son ellos quienes sufren las agresiones de un gobierno en contra del otro y  las de las milicias armadas, muchas de ellas pertenecientes a grupos yihadistas. 

Influencia Internacional en el Conflicto

Ahora quiero  que entendamos  un poco como la comunidad internacional participa en este conflicto. Por un lado está el gobierno de acuerdo nacional que  es el que está basado en Trípoli. Este  gobierno es oficialmente reconocido  por las naciones unidas. Además de eso, es apoyado política y militarmente por Turquía, su mayor aliado. 

Este apoyo de Turquía al gobierno de acuerdo nacional se da por dos razones principales. La primera es que el primer ministro de este gobierno, Al-Sarraj, tiene una ideología pan islamista al igual que el presidente de Turquía Erdogan. Pan islamista significa que el aspecto religioso musulmán de el país debe ser el mas importante, por el se deben regir las leyes y las actitudes del país, y este  mismo debe unificar a todos los estados con  esta misma ideología para así ser mas fuertes unidos. Tanto Al-Sarraj como Erdogan son de esta corriente y por eso tienen tanta afinidad.

La otra razón es más económica y estratégica. Turquía ha hecho una alianza con este Gobierno de Acuerdo Nacional para explotar juntos el gas encontrado en el mar mediterráneo del Este. Como lo mencionamos ya en nuestro episodio que trata este  tema, hay una rivalidad entre Turquía y el resto de países que rodean este  mar y Libia es el  único aliado que tiene en la zona.

Principalmente por estas dos razones, Turquía ha estado armando e interviniendo militarmente en Libia a favor del Gobierno de  Acuerdo Nacional.

Al otro gobierno al del general Haftar, lo apoya principalmente su vecino Egipto. Tenemos que entender que hoy en Egipto gobierna un militar. Abdel Fattah Al-Sisi. Sisi es laico, nacionalista árabe y gobernante militar. Exactamente las mismas características ideológicas que  tiene Haftar, el líder del gobierno de la provincia de Cirenaica. Y además, Egipto apoya a Haftar porque lo ve como el único grupo capaz de eliminar a las milicias yihadistas islamistas en Libia, cosa con la que Egipto está de acuerdo. 

Además de ser apoyado por Egipto, Haftar es también patrocinado por Arabia Saudita y Los Emiratos Árabes Unidos. Esto es debido a asuntos ya más internacionales. Pues si bien recordamos, el Medio Oriente se encuentra hoy en día en una situación de guerra fría, donde hay  principalmente tres bloques luchando por tener más influencia en la zona. Uno de ellos es liderado por Arabia Saudita, otro por Irán, que  en este   caso no tiene nada que ver, y el tercero por Turquía.

Arabia Saudita y  su aliado Los Emiratos Árabes  Unidos apoyan a Haftar para contrarrestar la influencia de Turquía y algún día, esperando que Haftar triunfe, Libia sea parte de su bloque y no del de Turquía.  

Esto quiere decir que en Libia vemos un ejemplo muy  claro de el uso de grupos proxy típico de una guerra fría donde diferentes potencias luchan por poder e influencia en un territorio ajeno y no por el bien de los ciudadanos que habitan allí.

Este no es un fenómeno extraño en el Medio Oriente, podemos ver lo mismo sucediendo en Siria y en Yemen, otros dos países donde la primavera árabe inicio una guerra civil y tanto las potencias del Medio Oriente como milicias extremistas han aprovechado para usar ese territorio como campo de batalla para ganar poder e influencia.

En Octubre del año pasado, se firmó  entre los dos gobiernos un acuerdo de cese al fuego con la intención de buscar un mejor futuro para el país. Este acuerdo se firmó en Geneva. Han pasado tan solo 5 meses desde la firma del acuerdo, y  esto es muy poco como para saber si en realidad este va a tener éxito.

Por ahora no se ha llegado a ningún resultado concreto, pero otra vez, es muy pronto para definir el éxito de este acuerdo. La comunidad intencionalidad llama a las fuerzas extranjeras a terminar con su  presencia militar en Libia y llama a los dos gobiernos a conciliarse y llegar a una transición a la democracia para conseguir allí una democracia permanente.

Esta es la esperanza de muchos de los civiles Libios, por  fin ven la luz al final del túnel, al final de esta interminable guerra, pues ellos no la han pasado nada bien. Libia es un país con 7 millones de habitantes, de ellos, por lo menos un millón necesita ayuda humanitaria, y los otros 6, están  al borde de hacerlo. Han muerto varios civiles, muchos otros han perdido sus casas y el resto de la población, no logra ver un futuro próspero en su propio país.

Write A Comment