En muchos países del mundo, la máxima autoridad es el presidente; en otros, el rey o la reina; en muchos otros son dictadores y en otros el parlamento. Algunos usan la democracia, otros no, y  cada país tiene su  propio sistema de gobierno y su propio sistema electoral. 

Por eso quiero que ahora nos metamos a entender cómo funciona el sistema de gobierno y   el sistema electoral de Israel. 

El Sistema Electoral Israelí

Israel tiene un sistema parlamentario democrático. Esto significa que el partido o la coalición de partidos con la mayoría de  votos en las elecciones populares, es quien forma el gobierno, y el líder de dicho partido o coalición, se convierte en el primer ministro del país, llegando así a ser la máxima autoridad.

En Israel se hacen elecciones parlamentarias una vez cada cuatro años, esto al finalizar el periodo de gobierno de la coalición formada en las últimas elecciones. Ahora, existe también la posibilidad de que el gobierno caiga al romperse la coalición con la salida de algún partido lo suficientemente grande como para des completar la mayoría necesaria en el parlamento para gobernar, y en ese caso, pueden haber elecciones antes de completarse el periodo de gobierno. 

Ahora, quiero hablar de esta mayoría en el parlamento y de las coaliciones. El parlamento de Israel tiene 120 escaños, es decir, 120 asientos. Estos asientos son ocupados por miembros de los partidos con más votos en las elecciones populares. Cada partido tiene una cantidad de escaños proporcional a la cantidad de votos que recibió en las elecciones. 

El parlamento, ya con sus 120 escaños ocupados, consiste en dos grupos: El gobierno y la oposición. El gobierno tiene que contener a la mayoría de los integrantes del parlamento, es decir, por lo menos 61 de los 120, lo que vendría siendo la mitad más uno. Y los que quedan afuera del gobierno, se convierten en la oposición. 

Ya sé que esto es un poco complicado, entonces vamos a hacer un recorrido por todo el proceso electoral, desde la postulación de los partidos y  hasta la formación del gobierno.

Cuando se sabe que se acercan elecciones, ya sea por el fin del periodo de gobierno de 4 años o por la caída del gobierno actual, los partidos ya sean tradicionales o partidos nuevos, se empiezan a organizar. Con esta organización me refiero a dos cosas: La primera, hacer campaña y empezar a convencer a los votantes de ser la mejor opción, y la segunda, formar su lista de candidatos.

En un momento durante la época de campaña, se pone una fecha límite en la que todos los partidos deben presentar una lista de candidatos, la cual después de esa fecha no se puede alterar más. Esta lista debe tener un orden específico y este orden es el mismo en el que van a entrar  los candidatos de este partido al parlamento acorde a su cantidad de votos en las elecciones. 

Es decir, sí en las elecciones, un partido recibe la cantidad de votos suficientes para obtener un solo puesto en el parlamento, pues será el primero de la lista quien entre, sí recibe votos para obtener 2 puestos en el parlamento, pues serán el primero y  el segundo de la lista quienes entren al mismo. Y así sucesivamente. 

Una vez concluye la época de campaña electoral, llega el día de las elecciones. Generalmente, en Israel se elige un día de la semana y es un día donde no  se trabaja o se estudia para que  todos los ciudadanos tengan la posibilidad de llegar  a votar.

Se preguntarán porque no se hace en fin de semana. La respuesta es que el fin de semana en Israel es el Viernes y el Sábado, y desde la tarde del Viernes hasta la tarde del Sábado se lleva a cabo el día de descanso para el judaísmo, llamado Shabat. En este día, hay varias prohibiciones que impone la religión judía y muchos de los ciudadanos las cumplen. Por ejemplo, no está permitido montar en carro, escribir, trabajar, o usar cualquier aparato electrónico. Es por eso que en Israel no se hacen elecciones en el fin de semana ya que muchos de los ciudadanos no podrían llegar a las urnas.

Ahora, volviendo a nuestro tema, el día de las elecciones se abren urnas por todo el país, y todos los ciudadanos mayores de 18 años, tienen el derecho de ir a votar. Generalmente, las urnas están abiertas todo el día, desde temprano en la mañana, hasta las 10:00 de la noche. Allí, cada ciudadano se encuentra con una variedad de papelitos que representan cada uno a un partido. El ciudadano debe elegir uno, meterlo a un sobre, y depositarlo en la caja de los votos.

Al cabo de unos días salen los resultados de las votaciones. Después de haber contado todos los votos, el comité electoral publica que partidos lograron entrar al parlamento, y con cuantos escaños cada uno. ¿Cómo se determina esto?

Pues primero, cada partido que entra al parlamento debe contar con un mínimo del 3.25% de los votos. Una vez se determinan todos los partidos que cumplen con este mínimo para entrar al parlamento, se dividen los escaños de manera proporcional  a la cantidad de votos recibidos por cada uno de los partidos.

Una vez estos resultados son publicados, el presidente del país le da luz verde al partido que cree que tiene más posibilidades de crear una coalición para así levantar un gobierno. Generalmente, el presidente le da esta posibilidad al partido que recibió más escaños pero, no está obligado a hacerlo. 

Con coalición, me refiero a alianzas entre los partidos elegidos para que la suma de sus escaños lleguen a una mayoría en el parlamento.

Ahora, si un partido llega a recibir en las elecciones más de 61 de los 120 escaños del parlamento, este no necesita hacer coalición con nadie, sino que automáticamente se convierte en el gobierno. Sin embargo, esto nunca ha sucedido en la historia de Israel.  La  vez que un partido recibió más escaños en toda la historia, fue de 56 escaños recibidos por una unión de partidos liderada por Golda Meir.

Este partido recibe en ese momento 42 días para intentar unirse con otros partidos que entraron al parlamento y lograr formar con ellos una coalición que contenga a por lo menos 61 de los 120 miembros del parlamento. Si logra hacerlo, se forma gobierno y los miembros del parlamento que quedan afuera de la coalición, pasan a ser parte de la oposición, conservando sus puestos en el parlamento. 

En caso de que este partido designado por el presidente no logre formar una coalición con la mayoría de los escaños a su favor, el presidente designa a otro partido para hacerlo. Y en el caso de que ningún partido logre levantar gobierno, se llaman unas nuevas elecciones y se vuelve a empezar este proceso.

En caso de que si se logre armar parlamento, el líder del partido cabecilla de la coalición, se convierte en el primer ministro del país hasta que se cumpla su periodo de 4 años, o se cae el gobierno por la salida de algún partido de la coalición, con suficientes escaños como para terminar con la mayoría del parlamento. 

Ahora que ya entendemos este sistema un poco más a fondo, vamos a ver por que han habido 4 rondas de elecciones en Israel en estos últimos 2 años.

¿Cómo Llegó Israel a Tener Cuatro Elecciones en Dos Años?

En Abril del 2019, se hicieron unas elecciones. Estas se hicieron en una fecha temprana debido a que cayó el gobierno como resultado de una disputa entre los partidos de la coalición liderada por Benjamin Netanyahu en cuanto a la obligación de servicio militar de los ultra-ortodoxos.  

Esta coalición incluía tanto partidos ultra ortodoxos como a partidos que se oponen a la exención del servicio militar obligatorio para la población ultra-ortodoxa del país. Es por eso que si se complacía a los partidos ultra-ortodoxos, los partidos que estaban en contra de su exención de servicio saldrían de la coalición, y si se decretaba una ley que obligase a los ultra-ortodoxos a prestar servicio militar como el resto de los ciudadanos del país, pues los partidos ultra-ortodoxos saldrían de la coalición. Esto quiere decir que en cualquiera de los casos, el gobierno de Netanyahu se derrumbaría como resultado de la perdición de la mayoría de miembros en el parlamento a su favor.

Es por eso que se llegó a las elecciones de abril del 2019, las primeras de una serie histórica de cuatro elecciones en menos de dos años.

En esas elecciones empataron dos partidos recibiendo 35 escaños en el parlamento cada uno. Estos eran el Likud, un partido de derecha, liderado por Netanyahu y Blanco y Azul, un partido de centro liderado por Benny Gantz. 

Netanyahu fue quien tuvo el ofrecimiento de formar gobierno, pero por la misma disputa por la cual su coalición anterior se derrumbó, Netanyahu no logró formar una coalición que contenga a la mayoría de miembros del parlamento.

Este partido que se oponía a sentarse con el Likud a menos de que quitara la exención del servicio militar para la población ultra-ortodoxa se llama Israel Beiteinu, un partido también de derecha pero secular, liderado por Avigdor Liberman, quien había servido como ministro de defensa del país en el anterior gobierno de Netanyahu.

Como resultado de esta disputa, Netanyahu no podía formar una coalición contando tanto con los partidos ultra-ortodoxos como con Israel Beiteinu, el partido de Liberman, tenía que elegir complacer solo uno de los lados, y con ninguno de los lados solamente, lograba conseguir la mayoría en el parlamento.

Ahora, Benny Gantz y  su partido Azul y Blanco tampoco lograron armar una coalición para conseguir la mayoría del parlamento. Así que a falta de convenio para formar gobierno, se llamó a unas nuevas elecciones. 

Estas, se llevaron a cabo en Septiembre de 2019. Allí, los resultados fueron parecidos, el partido Azul y Blanco de Benny Gantz recibió 33 escaños, y Likud de Netanyahu 32. En estas elecciones, Netanyahu tampoco logró formar gobierno y antes que cualquier otro lo hiciera, el mismo parlamento votó a favor de disolverse y convocar a unas nuevas elecciones.

Así fue como se llegó a las terceras elecciones en menos de un año. Pues las siguientes se realizaron en Marzo del 2020. En ellas los resultados tampoco cambiaron drásticamente. Pues Likud, de Netanyahu recibió 36 escaños, y Azul y Blanco de Benny Gantz 33.

Lo que pasó fue que durante estos 42 días para formar coalición, estalló el tema del Covid 19 en Israel. Es por eso que después de una disputa que duró un año, los dos partidos con más escaños decidieron armar entre ellos una coalición para que Israel no se quedase sin gobierno en un momento de necesidad como lo era la pandemia.

El acuerdo entre los dos partidos fue el siguiente: Netanyahu sería el primer ministro por los primeros dos años, y Benny Gantz sería el ministro de defensa y en Noviembre de 2021, Netanyahu se comprometió a pasar el cargo de primer ministro a Benny Gantz hasta terminar el periodo de cuatro años de ese gobierno. 

Y fue así como después de un año entero que Israel no tuvo gobierno, para enfrentar la pandemia se formó uno. Esto duró hasta diciembre del 2020. Pues en Israel hay una ley que dicta que el Gobierno debe pasar el presupuesto de cada año, y si no lo hace, ese gobierno será disuelto, por falta de eficiencia.

El gobierno formado por la coalición de Netanyahu y Gantz tenía plazo hasta el 23 de  Diciembre del 2020 para hacerlo, y sin embargo, no se pudieron poner de acuerdo en el presupuesto y por eso el gobierno se vio obligado a disolverse y convocar a una nueva ronda de elecciones.

Muchos dicen que esta acción fue hecha a propósito por Netanyahu para no tener que ceder el cargo de primer ministro a su compañero en coalición Benny Gantz. En cuanto a los dos líderes, se echan la culpa uno al otro y ninguno de los dos tomó la responsabilidad.

Sin embargo, eso ya no es importante, pues lo hecho hecho está, y fue así como llegamos a las cuartas elecciones en dos años.

Las Elecciones del 23 de Marzo del 2021

Esta ronda de elecciones se llevó a cabo el pasado martes 23 de Marzo del 2021 y los resultados variaron bastante de las tres anteriores.

  • El Likud a cargo de Netanyahu, 30 escaños
  • El partido de centro Yesh  Atid a cargo de Yair Lapid, 17 escaños
  • Los partidos religiosos unidos, 22 escaños
  • Azul y Blanco de Benny Gantz, 8 escaños
  • Yemina, un partido de derecha, 7 escaños
  • El partido laborista, 7 escaños
  • Israel Beiteinu de Avigdor Liberman, 7 escaños
  • La lista conjunta de partidos Árabes, 6 escaños
  • La Nueva Esperanza, un partido de derecha que se opone a formar coalición con Netanyahu, 6 escaños
  • Meretz un partido de izquierda, 6 escaños
  • La Lista Unida, otra coalición de partidos Árabes, 4 escaños.

En este momento nos encontramos en el periodo de armar coaliciones donde alguno de los dos partidos que lideran, ya sea Likud de Netanyahu o Yesh Atid de Yair Lapid, intentaran conseguir el apoyo de por lo menos 61 miembros del nuevo parlamento para así formar gobierno y convertir a su cabecilla en primer ministro. 

Por un lado, el Likud, junto con sus aliados naturales, los partidos religiosos, logra llegar a 59 escaños contando con que el partido Yemina de Naftali Bennet, acuerde sentarse en su coalición, cosa que todavía está en duda. Sin embargo, con 59 escaños no se forma gobierno ya que se necesita mínimo 61.

Y por el otro lado está el grupo que se opone a Netanyahu liderado por Yair Lapid, a donde entrarían partidos tanto de izquierda como de derecha y juntos llegarían a tener una coalición con 51 miembros del parlamento. Cantidad que tampoco les alcanzaría para formar gobierno.

Quedan sin entrar a ninguno de los dos grupos, los dos partidos Árabes con 6 y 4 escaños en su poder.

Ahora, ¿Qué significa todo esto? Significa que hay varias opciones:

La primera es que alguno de los partidos árabes decida unirse a la coalición de alguno de los dos grupos, y si es así, está en las manos de ellos decidir quién sería el siguiente primer ministro de Israel. 

La segunda opción es que alguno de los partidos de alguno de los dos grupos decida pasarse al otro ayudando así a formar una coalición con la mayoría del parlamento.

Y la última, es que el estado de Israel se vaya a unas quintas elecciones con esperanza de poder definir el futuro del país.

¿Cuál de ellas va a suceder? 

Es muy pronto para decirlo. Por ahora los partidos van a empezar las negociaciones entre ellos y en algunas semanas podremos saber si alguna coalición se va a lograr levantar o si nos vamos a una quinta ronda de elecciones. 

Write A Comment