Para contribuir a nuestra creación de contenido entra al botón abajo

Become a Patron!

Para ver el curso de Hebreo recomendado por Etzlil, entra aquí:

http://tracking.eteachergroup.com/SHa

El Camino a la Presidencia

Saddam Hussein nació en el año 1937 en una familia de pastores en una pequeña aldea al norte de Irak. De hecho la zona en la que nació era una de las áreas más pobres de todo el país y así mismo su familia lo era también.

Su padre murió incluso antes de que Saddam naciera, y su madre se volvió a casar cuando él era un niño pequeño. Su padrastro lo maltrataba mucho. Es por eso que aun cuando era niño, Saddam se mudo a Bagdad a vivir con su tío. Allí, Saddam estudio en un colegio nacionalista, y posteriormente atendió a la universidad y estudio derecho por unos años, carrera que no termino.

Al retirarse de la universidad, Saddam se unió al partido del Ba’ath. Este es un partido Pan-arabista que aspira a la formación de un solo y grande estado árabe socialista  y secular en el Medio Oriente. Este es un partido que existe en varios países de la región. En Siria por ejemplo, hasta hoy en día gobierna ese partido. El presidente Bashar Al Assad pertenece al partido del Ba’ath.

Ahora vamos a hacer un pequeño paréntesis y les voy a hablar un poco de la historia de Irak hasta ese momento. Irak es un país que se independizó en 1932. Desde el momento de su independencia este país funcionaba como una monarquía.

Su primer rey se llamaba Faisal Hussein, que no nos confundamos, no era familiar de Saddam, pero sí era el hermano del rey Abdullah Hussein de Jordania. La dinastía de Faisal reinó en Irak desde su independencia, y hasta el año 1958.

Las políticas de la dinastía Irakí en esas épocas eran bastante pro occidentales. Además, había mucha desigualdad social y muchos de los recursos producidos por el petróleo en el país, terminaban en manos extranjeras. 

Ahora podemos volver a la vida de Saddam Hussein y ver con una mejor perspectiva su enrolamiento al partido socialista del Ba’ath. Ahora les recuerdo, para darles un poco más de contexto, que en el año 1952, Gamal Abdel Nasser, un oficial del ejército Egipcio con la misma ideología, hace allí un golpe de estado y tumba a la monarquía. 

Con la misma ideología me refiero a socialista, secular, y anti occidental. También les recuerdo que esta era la época de la guerra fría, y los países del Medio Oriente empezaron a aliarse con Estados Unidos o la Unión Soviética.

Las monarquías como Arabia Saudita, y el resto de países del golfo, Jordania, Irak y Egipto estaban aliadas en un principio con Estados Unidos. Cuando Nasser hizo el golpe de estado en Egipto y tumbó a la monarquía, se afilió al bloque de la unión soviética, que tenía una ideología que concordaba mucho más con la de él.

A lo que quiero llegar es que el golpe de Estado de Nasser en 1952, inspiró a varios miembros de partidos socialistas en el Medio Oriente a hacer también golpes de estado, tumbar a las monarquías, y convertir sus países en estados socialistas afiliados a la Unión Soviética.  

Esto causó el colapso de monarquías como la de Libia, la de Siria, y la de Irak también. En 1958, el partido del Baath, partido al que se acababa de unir el joven Saddam Hussein, hizo un golpe de estado y tumbó a la dinastía de Faisal Hussein. 

En ese momento, subió al poder un miembro del partido de Baath llamado Abdel Karim Qassim. Sin embargo, muchos miembros de ese partido se pusieron rápidamente en contra de este gobernante. Esto era debido a dos cosas: La primera, que se alió  al partido comunista, que estaba totalmente en contra del panarabismo, pilar ideológico más importante del partido del Baath.  Y segundo, que Qassim rechazó una alianza con el ese entonces presidente de Egipto y líder de la ideología panarabista Gamal Abdel Nasser.

Es por eso que solo un año después de su subida al poder, el partido del Baath realizó un intento de asesinar a Qassim, este intento de asesinato fue orquestado por Saddam Hussein. Después del intento de asesinato fallido, Saddam tuvo que huir de Irak para no ser condenado a una cadena perpetua o incluso a pena de muerte. 

Es así como Saddam llegó a Egipto donde siguió estudiando, a pesar de que no terminó su carrera de derecho. Para el año 1963, unos oficiales pertenecientes al partido del Baath hicieron otro golpe de estado y tumbaron a Qassim del poder y entonces Saddam pudo regresar a Irak.

Aunque Saddam regresó al país como parte del partido que lo gobernaba, un año después fue arrestado y acusado de conspirar para asesinar al nuevo gobernante. Sin embargo, no duró  mucho tiempo allí porque dos años después se escapó.

Fue entonces cuando su carrera política por fin empezó a florecer. Saddam participó en otro golpe de  estado para tumbar al presidente que lo había metido preso, y de ahí se convirtió en la mano derecha del nuevo presidente. 

Saddam, siempre fue un líder muy fuerte y se sabía que aunque él no era el presidente, era él quien verdaderamente controlaba al país. Cuando el presidente al-Bakr, de quién fue mano derecha, renunció en 1979, Saddam se convirtió en el nuevo presidente Irakí.

La Presidencia de Saddam Hussein

Poco tiempo después de subir a la presidencia, Saddam tomó otros de los cargos públicos importantes del país tales como el de primer ministro y el de portavoz del parlamento. Y de ahí, todo se empezó a ver cada vez más como una dictadura.

Saddam fundó una policía secreta que se encargaba de callar a cualquiera de sus opositores. Adicionalmente promovió su personaje por medio de propaganda para ser popular entre el público Irakí y el público del mundo Árabe en general. Su objetivo era poder convertirse en el líder del mundo árabe como una vez lo fue Gamal Abdel Nasser. 

En 1980, Saddam decidió invadir a su país vecino Irán, debido a una disputa territorial a los alrededores de la frontera, por unas tierras ricas en petróleo. Esto se convirtió en la famosa guerra de Irán-Irak.

Esta guerra fue una de las más sangrientas en toda la historia de Medio Oriente. La guerra duró hasta el año 1988, es decir duró 8 años, y terminó con un cese al fuego firmado ese mismo año.

En la guerra entre Irán e Irak no se sabe exactamente cuántas personas murieron, pero se estima que fueron en total entre uno y dos millones, convirtiéndola en una de las guerras con más muertes en la historia mundial.

Lo que si se sabe con seguridad es que ya en el ultimo año de la guerra, Saddam Hussein ordeno una atrocidad que muchos países reconocen oficialmente como genocidio en contra de una minoría en su país, los Kurdos.

Esta recibe el nombre de “La Operación Anfal” y fue dirigida por uno de los primos de Saddam Hussein quien era oficial en su ejército. Esta campaña consistió en una serie de bombardeos, deportaciones, y hasta uso de armas químicas en contra de la población kurda en el nor occidente del país a la cual Saddam Hussein consideraba como una de las mas grandes amenazas a su poder.

Tampoco se sabe exactamente cuántas personas perdieron su vida en esta sangrienta campaña, pero se considera que fueron entre 50,000 y 180,000 incluyendo a hombres, mujeres y niños. 

Esta guerra dejó a los dos países involucrados en la ruina. Esto debido a los gastos de la guerra y a la serie de sanciones que la comunidad internacional les aplicó por crímenes en contra de la  humanidad que los dos cometieron. 

Es por eso que al concluir la guerra y debido a la situación en la que Irak se encontraba, Saddam Hussein exigió a su país vecino Kuwait que había sido su mayor aliado durante la guerra contra Irak, que le perdonara la deuda de 14 mil millones de dólares que había acumulado en la última década. 

Kuwait obviamente se negó a hacerlo. Luego entonces Irak concluyó que una buena estrategia para recuperarse económicamente era que los precios del petróleo incrementaran para poder vender el de ellos a un mayor precio y así irse recuperando económicamente. 

Porque la deuda de Irak no solo era de 14 mil millones de dólares con Kuwait, eso solo era una parte. La deuda total que este país tenía era de 60 mil millones de dólares. 

El problema es que para que los precios del petróleo subieran, tenían que lograr que haya menos oferta, y para eso intentaron convencer a Kuwait que bajara la cantidad de producción. Irak declaró que si todos los países del golfo seguían produciendo petróleo de esa manera, y el precio seguía bajando, por cada dólar que bajara el precio del petróleo, Irak perdería mil millones de dólares de ingresos por año. 

Kuwait no aceptó bajar la producción de petróleo e Irak tomó esto como un acto de agresión. Es por eso que el 2 de Agosto de 1990, Irak invadió a Kuwait. Obviamente el gobierno de Saddam Hussein no declaró que la invasión fue causada por la disputa sobre el petróleo.

El gobierno Irakí dijo que simplemente Kuwait siempre ha sido parte íntegra de Irak y que solo es un país independiente por la intervención británica. Además declararon que bajo la jurisdicción del gobierno de Irak, los Kuwaitíes tendrían más libertad económica y política.

De una manera u otra, Irak invadió a Kuwait. Tenemos que recordar que Kuwait es un país mucho más pequeño que Irak y además, Irak había acabado de salir de una guerra de 8 años, y por eso tenía uno de los ejércitos más poderosos del mundo. El ejército Irakí, tenía  casi un millón de hombres, 4500 tanques y casi 500 aviones, mientras los números de Kuwait no se le comparan ni en lo más mínimo.

En tan solo dos días, Irak ya había conquistado Kuwait y toda la familia real del país ya había huido a Arabia Saudita. En ese momento, Saddam Hussein nombró a su primo como el nuevo gobernador de Kuwait. 

La invasión de Kuwait dejó a todo el mundo muy preocupado debido a que ahora Saddam controlaba los campos de petróleo de Irak y de Kuwait que ya era una gran porción, y además estaba cerca de varios campos de petróleo de Arabia  Saudita que podía atacar en cualquier momento. Y si lo hacía y lograba conquistarlos, Saddam hubiese controlado más de la mitad de todos los campos de petróleo del mundo.

Es por eso que ahí mismo, el presidente Bush de Estados Unidos empezó a planear una operación para liberar a Kuwait llamada “Tormenta del Desierto”. Esta operación incluyó a una sorpresiva alianza de 40 países del mundo. Entre ellos los países de la OTAN, algunos países Árabes tales como Arabia Saudita, los Emiratos Árabes Unidos y Egipto, y la Unión Soviética.

Israel de hecho intentó unirse a la coalición también pero Estados Unidos le pidió que no lo hiciera por temor a que la participación de Israel pudiera romper la coalición con los países Árabes involucrados en ella.

Esta operación inició en enero de 1991 y duró 43 días. Cuando esta operación inicio, Saddam entendió que no tenía cómo vencer a la poderosa coalición que lo estaba atacando así que envés de defenderse decidió mandar misiles a Israel y a Arabia Saudita en venganza.

La idea de Saddam era que Israel reaccionara y atacara de vuelta para convertir eso en otro conflicto Arabe Israeli, pero Israel no reacciono ya que Estados Unidos entendió la intención de Saddam y prometió a Israel que lo protegerá de los misiles y le pidió que no reaccionara a pesar de las provocaciones. 

Después de seis semanas de operación, Irak se vio forzado a salir de Kuwait. De igual manera, cuando salió, las fuerzas armadas iraquíes se encargaron de incendiar y destruir la mayoría de campos de petróleo de Kuwait.

La derrota de Saddam motivó a las minorías reprimidas de Irak a empezar revoluciones en contra del gobierno. Con las minorías me refiero a los Kurdos y a los Chiitas. Sin embargo, Saddam reprimió estas protestas rápidamente y varios de estos Kurdos y Chiitas fueron asesinados, encarcelados o tuvieron que huir a campos de refugiados en los países vecinos.

La Invasión de Irak por parte de Estados Unidos y la Muerte de Saddam

Cuando terminó la guerra del golfo, como parte del acuerdo al cese al fuego, Irak se comprometió a no desarrollar armas químicas, biológicas o nucleares. Sin embargo, en los años siguientes le negó la entrada a cualquier inspector de armas de la ONU.

Para marzo del 2003, el gobierno Estadounidense por miedo a las armas de destrucción masiva que Irak podría tener  y para acabar la dictadura en la que ese país se encontraba desde 1979, le exigió a Saddam Hussein que dejara el poder y el país en las siguientes 48 horas si no quería enfrentar una guerra.

Como era de esperarse, Saddam no renunció al poder y Estados Unidos invadió Iraq ahí mismo. Menos de un mes después la capital, Bagdad, cayó en manos de Estados Unidos y Saddam huyó a esconderse.

Saddam fue encontrado por las fuerzas de Estados Unidos 8 meses después en un escondite bajo tierra cerca de la aldea en donde nació. Su escondite era un pequeño hueco en la tierra de donde Saddam salió muy sucio y despeinado y se rindió ante los soldados Norteamericanos sin disparar un solo tiro. 

Saddam fue llevado a las cortes y juzgado por un tribunal del nuevo gobierno de Irak que se encargaba de los juicios de los oficiales del gobierno de Saddam. El juicio de Saddam Hussein duró 9 meses, y finalmente, este fue condenado a pena de muerte bajo los cargos de crímenes en contra de la humanidad que incluían, asesinato en masa, tortura, y encarcelamiento ilegal, y finalmente ejecutado en la orca. 

Write A Comment