Entrevista en Inglés

Entrevista doblada al Español

Consecuencias para Israel

Empecemos por lo que pasó en Israel después de la guerra. Primero que todo, con esta guerra, es la primera vez que Israel entiende que tiene un ejército que es capaz de asegurar la existencia del país ante cualquier amenaza. 

Al terminar la guerra, en Israel se siente una euforia nacional, por fin Jerusalén, la ciudad añorada estaba en manos judías después de casi 2000 años de no estarlo. Esto era algo para no creer. Antes de empezar la guerra, ningún Israeli creía que ese seria el resultado. 

Primer ministro de Israel, durante la guerra era Levi Eshkol, el ministro de defensa Moshe Dayan y el Comandante de las Fuerzas de defensa Israelíes era Yitzjak Rabin. Estos tres personajes quedaron como héroes nacionales. 

La economía del país se empezó a disparar para arriba después de haber estado en una muy difícil situación desde la creación del estado en 1948.

Además de eso, Israel triplicó su tamaño en la guerra. Le conquistó a Egipto la península del Sinaí y la franja de Gaza, a Siria los altos del Golán y a Jordania Judea y Samaria y el este de Jerusalén. 

Ahora vamos a ver qué hizo Israel con cada uno de esos territorios:

A los altos del Golán, Israel inmediatamente los anexó al territorio nacional. Esto significa que estas montañas se volvieron partes integras del territorio del país y todos los ciudadanos que habitaban allí, recibieron inmediatamente ciudadanía israelí junto con todos los derechos de los ciudadanos.

 La mayoría de habitantes de los altos del Golán antes de la Guerra eran Drusos que vivían en pequeños pueblos. Hoy, estos Drusos siguen viviendo en sus pueblos con la diferencia de que ya no son ciudadanos Sirios, sino que son ciudadanos Israelíes.

Israel anexó a los altos del Golán ya que estas montañas son esenciales para la seguridad del mar de Galilea, y los pobladores de sus alrededores. Como les explique en el episodio pasado, cuando el Golán pertenecía a los sirios, ellos usaban esa posición para disparar a los agricultores israelíes que trabajaban las tierras alrededor del lago y a los pescadores israelíes. 

Ahora que estas montañas estaban en manos de Israel, la seguridad del Mar de Galilea ya no estaba en pregunta. Tenemos que entender que los líderes sirios habían declarado su intención de borrar Israel del mapa y esta era la forma de asegurarse de que eso no pasara. 

Ahora, pasemos a ver lo que pasó con la península del Sinaí. Este es uno de los puntos más estratégicos del Medio Oriente. Pues quién controla la península del Sinaí, controla también el canal del Suez y el estrecho de Tiran. Estos son dos puntos muy importantes para el flujo naval.

Además el tamaño de esta península es más grande que el mismo Israel. Sin embargo, Israel decidió no anexar este territorio, sino dejarlo temporalmente bajo control Militar. Esto le dio a Israel una buena posición para 12 años después, devolver este territorio y negociar la paz con su peor enemigo, y su más peligrosa amenaza existencial, Egipto.

En cuanto a la Franja de Gaza, Israel tampoco la anexó a su territorio y también quedó bajo control militar Israeli. Cuando fueron las negociaciones de paz con Egipto, este país no estuvo interesado en recibir de vuelta la franja de Gaza ya que este era un territorio bastante problemático y la mayoría de pobladores eran palestinos y no egipcios. 

La franja de Gaza estaba bajo control Israeli desde 1967 hasta el 2005. En ese año, el primer ministro de Israel Ariel Sharon decidió entregar la totalidad territorio a los palestinos como un paso más hacia la independencia palestina. Para hacer esto, Israel tuvo que desmantelar varios asentamientos judíos que se habían construido en Gaza, despojando a 5000 Judíos de este territorio. 

Ahora, justo unos meses después de que Israel entregará Gaza a la Autoridad Palestina, Yasser Arafat, su líder, murió. Aprovechando esta situación, el grupo terrorista Hamas, tomó el control de este territorio y se negó a reconocer la existencia del estado de Israel y a dejar de hacer atentados terroristas en contra de su población civil, lo que causó que tanto Israel como Egipto cerraran sus fronteras.

En cuanto al Este de Jerusalén, Israel lo decidió anexar a su territorio dándole también posibilidad de ciudadanía a los habitantes de la zona, la mayoría de ellos eran palestinos. Muchos de ellos decidieron recibir la ciudadanía Israeli junto con todos sus derechos; pero muchos otros, decidieron no hacerlo porque hacerlo implicaría reconocer la soberanía del estado de Israel. 

Estos que decidieron no hacerlo, se quedaron en una situación problemática. Pues tienen residencia pero no ciudadania Israeli, y tampoco tienen ciudadanía Palestina. Es importante aclarar que estos residentes del Este de Jerusalén, todavía tienen la posibilidad de recibir la ciudadanía Israeli si desean hacerlo.

Ahora, puede que el caso más complicado de todos sea Judea y Samaria. En ese territorio había asentamientos Judíos antes del 1948, cuando Jordania conquistó este territorio y todos los Judíos que habían allí huyeron de él. 

Cuando Israel lo conquistó en 1967, en la Guerra de los Seis Días, varios de estos judíos regresaron allí a construir de vuelta los asentamientos que habían desmantelado 19 años atrás.

Israel decidió no anexar este territorio por una simple razón. Allí, vivían más de medio millón de palestinos  y la población Judía de Israel era en esa época alrededor de 2 millones. Si Israel hubiese anexado ese territorio, le hubiese dado ciudadanía a esos 600.000 palestinos. 

Sabemos que la tasa de natalidad palestina es mucho más alta que la Israeli. Es por eso que en pocos años, la población palestina hubiese superado a la Judía en el estado de Israel. Esto significa que Israel estaría en una situación a la que no quiere llegar en donde tenga que elegir entre ser un estado democrático y un estado judío. 

Judea y Samaria quedó entonces bajo control militar Israeli. En los 90 ‘s en los acuerdos de Oslo entre el primer ministro Israeli Itzjak Rabin y el Presidente de la OLP Yasser Arafat, se acordó un plan donde progresivamente los palestinos tendrían un estado propio y habría paz entre ellos y los Israelíes.

En estos acuerdos, se dividió el territorio de Judea y Samaria en tres tipos de zonas diferentes. En las zonas denominadas “zonas A”, los palestinos tendrían el control total, tanto el militar como el civil, en las “zonas B”, los palestinos tendrían el control civil, pero Israel tendría el control militar, y en las “Zonas C”, el control tacto civil como militar seía de Israel. 

Hasta hoy, esta división de Judea y Samaria sigue vigente. Desde ese entonces Israel ha hecho varias propuestas al liderazgo palestino para llegar a una solución definitiva, pero en todas esas oportunidades, las han rechazado. Como ejemplo tenemos las conversaciones de los años 2000, 2008, y 2020.

Consecuencias para el Mundo Árabe

Primero, e inmediatamente después de la guerra, el mundo árabe, anonadado por su inminente derrota, se reunió en Jartum, la capital de Sudán. Esto fue denominado como la cumbre Arabe de Jartum.

En esta cumbre se sacó una famosa resolución, donde los países árabes acordaron entre otras cosas, unirse y dejar sus diferencias de lado, tratar de recuperar las tierras perdidas en la guerra de los seis días, y principalmente se acordaron los tres NO con respecto a Israel:

  • No reconocer la existencia del Estado de Israel
  • No negociar con el Estado de Israel
  • No hacer la paz con el Estado de Israel

En esta cumbre, la mayor preocupación de los países árabes se volvió recuperar las tierras que estos habían perdido, y de hecho el problema palestino paso  a un segundo plano. 

Ahora, si miramos al que era el líder del mundo Arabe en ese entonces, el presidente de Egipto,Gamal Abdel Nasser, podemos ver que este se sentía totalmente humillado y apenado por esa derrota inesperada del mundo árabe al que el dirigía. 

Nasser se sintió tan humillado que de hecho presentó su renuncia, sin embargo el pueblo Egipcio le mostró apoyo para que no renunciara. Pero a pesar de que el pueblo egipcio lo apoyaba, Nasser perdió su credibilidad y su  apoyo en el mundo Árabe.

Como consecuencia de la pérdida de fuerza de Nasser, su ideología, el panarabismo nacionalista y laico también la perdió. El criticismo del pueblo hacia los líderes de varios países árabes despegó y tomó un lugar muy central.

Debido a que el mundo árabe vio la guerra de los seis días como una derrota, se creó un ambiente de auto criticismo y reflexión, es por eso que el pueblo árabe  se empezó a preguntar: ¿Qué es lo que hicimos mal? 

En algunos de los casos, la respuesta que se dieron ellos mismos fue que líderes como Nasser no cumplieron hasta el fondo sus promesas de campaña. Por ejemplo, Nasser había prometido terminar con la desigualdad económica y social, y no lo había hecho. Está, entre muchas promesas y políticas que no se habían cumplido.

En otros, pero escasos casos, la respuesta fue que había que echarle la culpa a la violencia a la que se había recurrido y que había que inclinarse más hacia el lado de la diplomacia.

Y la ultima respuesta, que fue  bastante popular y promovida por grupos islamistas como los hermanos musulmanes, fue que le problema había sido dejar al islam tan de lado y  separarlo del estado. 

Es por eso que los grupos Islamistas empezaron a tomar mucha fuerza como consecuencia de la derrota en la guerra de los 6 días y  empezaron a radicalizar cada vez más su ideología y  sus acciones.

Además, Nasser era un gran enemigo de la hermandad musulmana y de la ideología Islamista, por eso, su humillación en la guerra dio lugar a que naturalmente sus seguidores que perdieron en el la credibilidad, recurrieran a los grupos enemigos del Nasserismo y les dieran a ellos la razón y su fidelidad.

Independiente a eso, Nasser murió en el año 1970, y en su lugar subió al poder Anwar Saadat, uno de los oficiales que lo habían ayudado a hacer la revolución. Saadat subió al poder prometiendo que él iba a continuar con la ideología de Nasser, pero también iba a modificar las cosas que no habían funcionado.

De hecho, no muchos lo saben pero Saadat intentó en el año 1971 hacerle una propuesta de paz a Israel. Sin embargo, en ese entonces, Israel creyó que  esto era una trampa y no lo aceptó. Tenemos que recordarnos que 3 años antes Egipto había participado en la cumbre de Jartum donde  los países Árabes juraron nunca hacer la paz con Israel.

Y esto nos lleva a otra de las consecuencias más notables de la guerra. Para el año 1973, los países árabes vecinos a Israel seguían con ganas de vengar lo que pasó en la guerra de los seis días, mientras que Israel seguía con mucha euforia creyendo que los países árabes no se atreverían a volver a atacar en un buen tiempo. 

Fue entonces cuando Siria y Egipto decidieron unirse nuevamente y atacar a Israel en el día más santo del año para la religión Judía, llamado Yom Kippur. Israel recibió advertencias de este ataque, sin embargo no las creyó y Siria y Egipto atacaron de sorpresa.

Israel logró defenderse de estos ataques, pero sin embargo pagó un precio muy alto, murieron en la guerra de Yom Kippur más de 2500 soldados Israelíes. Y además, esta  guerra le costó el puesto a la en ese entonces Primer ministro de Israel, Golda Meir y al ministro de defensa Moshe Dayan.

La guerra de Yom Kippur equilibró un poco la balanza, y finalmente, Egipto e Israel se sentaron a negociar en el año 1979. En estos acuerdos de paz, conocidos como los acuerdos de Camp David, el primer ministro Israeli, Menachem Begin y  el presidente Egipcio Anwar Saadat negociaron una paz que sigue vigente hasta el día de hoy.

A cambio de paz, Israel devolvió en el lapso de tres años, la totalidad de la península del Sinaí, tal y como la conquistaron. No se si sabían esto, pero en esos 12 años que Israel tuvo control sobre ese territorio, se alcanzó a construir allí una ciudad judía llamada Yamit. Con la devolución del Sinaí a Egipto, Yamit  se desmanteló por completo y sus habitantes fueron trasladados a otros poblados en Israel.

Anwar Saadat fue el primer líder del mundo Arabe en romper la resolución de los 3 No acordada en Jartum en 1967, pero no fue el último. En 1994, Israel y Jordania acordaron la paz  y en el año pasado,3 países árabes más, también lo hicieron: Los Emiratos Árabes Unidos, Bahrein y Sudán.

Todo esto lo cuento porque es posible que si la  guerra de los seis días no hubiese ocurrido, los países árabes nunca hubiesen entendido que borrar a Israel del mapa no era tan fácil y hubiesen seguido intentando hacerlo. Y Tal vez, esta idea de paz con  la que subió al poder Anwar Saadat en Egipto,  persona que rompió el hielo en hacer la paz y negociar con Israel, no hubiese estado en la mesa.

Ahora, siguiendo con la línea de el resurgimiento de los grupos islamistas como consecuencia de la guerra, es importante aclarar que estos grupos tomaron tanta fuerza y tanto poder desde el 1967 y hasta hoy, debido a que presentaron al mundo musulmán la guerra de los seis días como un castigo divino por haberse alejado del Islam.

Y este resurgimiento se manifestó de manera evidente en el año 1981, cuando seguidores de esta ideología asesinaron a Anwar Saadat por haber hecho la paz con Israel y por no darle esa importancia al Islam en el estado como ellos creían que se debía hacer. 

Y de ahí en adelante, estos grupos siguieron tomando mas y mas fuerza y adquiriendo más influencia en el mundo musulmán. Un ejemplo de esto, es que la hermandad musulmana creó una rama palestina. Me imagino que todos han escuchado el nombre Hamas. Pues les quiero contar que Hamas es la rama palestina de la hermandad musulmana que se creó en el año 1987 y adaptó su ideología. 

Además de Hamas, la hermandad musulmana tuvo un largo alcance en países como Siria y Jordania también.

Consecuencias para los Palestinos

Primero que todo, esta guerra demostró a los palestinos que no podían poner toda su confianza en el mundo árabe. Pues antes de la guerra de los seis días, el pueblo palestino estaba seguro de que sí el mundo árabe unía sus fuerzas, podrían destruir a Israel y quedarse con la totalidad del territorio para construir allí el estado Palestino. 

Pero la guerra  tuvo el efecto contrario. Los resultados de la guerra, decepcionaron a los palestinos. Y no solo eso, como lo mencione anteriormente, la causa palestina pasó a un segundo plano, y ya no era la  prioridad en el mundo árabe. Pues los países vecinos de Israel estaban interesados primero que todo en recuperar sus territorios y en su propia guerra con Israel. 

Si bien, los palestinos, llaman a la guerra de independencia de Israel en 1948, la Nakba, que traduce “La Catástrofe”. Esto debido a que esta fue la primera oportunidad en que el mundo árabe se unió en contra de Israel a favor de la causa palestina, y no lograron aniquilar a Israel. Además de la creación del estado de Israel, a causa de la guerra, en 1948, se creó el problema de los refugiados palestinos donde por varias razones diferentes, muchos palestinos salieron de sus pueblos y recibieron el estatus de refugiados.

La guerra de los seis días se conoce entre el pueblo palestino como la Naksa, que traduce la derrota. Pues esta es la segunda vez que el pueblo árabe se une para acabar con Israel, y además de que no  logran hacerlo, se crea una segunda ola de refugiados palestinos.

Muchos de ellos, llegan a Jordania y  al sur de Líbano, lugares en donde le causan muchos problemas a los gobiernos locales. Es por eso que son expulsados de Jordania en el año 1970 y en Líbano se convierten en parte de la guerra civil.

Write A Comment