Todo empezó en el año 1800 antes de la era común cuando nuestro patriarca Abraham llegó a Kn’aan lo que es hoy en día la tierra de Israel. Después de tres generaciones sus descendientes se vieron obligados a mudarse a Egipto. Donde posteriormente empezaron a ser esclavizados y perseguidos por ser parte del pueblo de Israel. Con Moisés como líder el pueblo de Israel salió de Egipto y deambuló durante cuarenta años en el desierto del Sinaí. Al final de esta etapa entraron a la tierra de Israel y la poblaron. Después de un tiempo el profeta Samuel eligió al primer rey para que gobierne a las doce tribus en la tierra de Israel, el rey Saúl. Como su sucesor, subió al poder el rey David, quien proclamó por primera vez a Jerusalén como capital. Y el rey Salomón, quien construyó el primer templo en la nueva capital.

Los Asirios fueron el primer gran imperio en conquistar una parte de la tierra de Israel y cuando lo hicieron, exiliaron a diez de las doce tribus. Dejando en la zona de Jerusalén y lo que es hoy el sur de Judea y Samaria, a dos tribus. Quienes  posteriormente fueron conquistados y exiliados por los Babilonios. Cuando los Persas vencieron a los Babilonios, el rey persa Ciro declaró que los Judíos tenían derecho a retornar a la tierra de Israel. Después de esta declaración, con Ezra y Nehemías como lideres salieron los judíos de Babilonia, para retornar a la tierra de Israel y construir un segundo templo.

Posteriormente los Griegos conquistaron la tierra de Israel y empezaron a poner restricciones en contra del pueblo Judío, lo que llevó a la revolución de los Macabeos quienes derrotaron a los Griegos y consiguieron la independencia por 100 años. Finalmente el Imperio Romano conquistó la tierra de Israel y en el año 70 de la era común, exilió al pueblo Judío de la tierra de Israel. Dejando solo cuatro pequeñas comunidades judías en las ciudades de Jerusalén, Hebrón, Tiberias y Zefad.

Los Judíos exiliados se empezaron a expandir por Europa y a formar comunidades concentradas en distintos lugares. Siempre con la esperanza de algún día poder volver a la tierra a la que llamaban hogar. Durante este periodo de exilio los Judíos sufrieron de muchas persecuciones como la inquisición en España, Pogromos en Rusia y el este de Europa y falta de igualdad y discriminación en donde quiera que se encontraran. Lo que llevó a Teodoro Hertzl, a llegar a la conclusión que la idea de volver a casa no era solo una añoranza de casi 2000 años sino también una necesidad para que el pueblo judío pueda sobrevivir y era hora de ponerse en marcha.

Así fue como empezó el movimiento Sionista. Los Judíos de todo el mundo entendieron que era el momento de volver a casa y levantar un estado donde los Judíos no sufran de persecuciones ni discriminación, donde los Judíos puedan ejercer cargos públicos y donde los Judíos puedan profesar su religión sin ningún tipo de restricciones. Después de esto el pueblo Judío recibió una ultima prueba de que el estado Judío era una necesidad de supervivencia y esta fue el Holocausto. Judíos de todo el mundo empezaron a llegar a la tierra de Israel que en ese entonces se encontraba bajo el mandato del Imperio Otomano y después bajo mandato de los Británicos. Disecaron pantanos, florecieron desiertos y empezaron a construir lo que en un futuro cercano seria el estado de Israel. La fundación de el estado de Israel en el año 1948 no es sino un retorno más del pueblo judío a su tierra natal.

Declaración de independencia del estado de Israel 14 de Mayo 1948

Write A Comment