La mayoría  de países del Medio Oriente han sufrido por lo menos  un golpe de estado a lo largo de su historia moderna. Lo podemos ver por ejemplo en Egipto, Irán, Iraq, Siria, Libia, Omán entre otros.

Sin  embargo, hay un grupo de países de la región que se ha caracterizado por su estabilidad política a lo largo de la historia. Entre ellos están países como Arabia Saudita, Marruecos y  nuestro  país estrella de hoy, Jordania.

Estos países han tenido monarquías estables desde su creación, y hasta hoy,  en ellos no han habido intentos significativos ni exitosos de golpes de estado y la monarquía no se ha visto seriamente amenazada. 

Sin embargo, la semana pasada, la monarquía Jordana arrestó el sábado pasado en horas de la noche, a varios oficiales de alto rango del país con el pretexto de lo que ellos llamaron: “Razones de Seguridad”. La monarquía alega que estos oficiales son parte de un grupo que conspira para hacer un golpe de estado y bajar al rey Abdullah II del poder.

Además de esto, el medio hermano del rey, el príncipe Hamza Hussein fue puesto en arresto domiciliario y todos sus medios de comunicación fueron interrumpidos.

Ahora, antes de seguir con este tema, quiero que hagamos un recorrido por la historia de la familia real de Jordania, la familia Hussein.

La Historia de la Familia Real Jordana

Primero, es importante saber que la familia real de Jordania no es originalmente de allí, la familia Hussein es originaria de Arabia Saudita. La familia real de Jordania, es parte de los Hachemitas, descendientes directos de Hashiem Ibn Abd Manaf, el bisabuelo del profeta Mahoma.

La familia Hussien demuestra ser parte de este linaje y estar genealógicamente conectados con el profeta Mahoma, el padre del Islam.

Es por eso que la familia Hachemita fue una familia muy influyente e importante a lo largo de la historia musulmana.  Esta familia gobernó la ciudad de Mecca  desde el siglo 10 en adelante. Y de hecho, el sultán Otomano Abdul Hamid II, quien tenía control imperial sobre esa zona, declaró a Sharif Hussein Ibn Ali, miembro de esa familia, como el Emir de Mecca, es decir, el gobernante de Mecca.

Después de eso, dos cosas que le dieron un giro a la historia empezaron a suceder:

La primera es que una tribu en la península arábiga empezó a conquistar gran parte de ese territorio. Esta tribu estaba bajo el mando de Ibn Saud, quien más tarde se convertiría en el fundador de Arabia Saudita.

Ibn Saud tenía un ejército muy fuerte y determinado para conquistar cuanto territorio fuera posible. Ellos empezaron sus conquistas en las zonas desérticas de la península arábiga y poco a poco se fueron acercando a la zona denominada la zona del Hijaz, zona que es casa de las dos ciudades mas importantes para  el Islam: Mecca y Medina.

Para Ibn Saud y sus seguidores era muy importante ganar el control sobre Mecca y Medina ya que ellos tenían una postura religiosa muy fuerte. Esta  tribu pertenecía a la corriente del Islam llamada el Wahabísmo. Esta es una corriente fundamentalista que se opone a cualquier reforma en la religión y propone cumplirla tal y como está escrita, es decir, literalmente.

Es por eso que para ellos era tan significativo poder controlar estas dos ciudades santas y regirlas según sus posturas religiosas. Ibn Saud tenía bajo su control la mayoría de la península arábiga pero la zona de Mecca y Medina estaba aún bajo control de la familia Hachemita Hussein.

Obviamente, Sharif Hussein  estaba al tanto  de los deseos de Ibn Saud de conquistar su zona de gobierno, entonces por ese lado, tenía una preocupación a la cual buscarle solución.

Ahora, el  segundo proceso que estaba sucediendo en ese entonces, era la caída del imperio Otomano. Hemos hablado bastante de este suceso en varios de los episodios del programa,  pero es importante recordar que los Otomanos tenían bajo su dominio la mayoría del territorio que hoy ocupan los países árabes.  

En esta misma época, la idea de un mundo imperial ya estaba pasando de moda, y la ideología que estaba floreciendo era el nacionalismo. Es por eso, que la mayoría de los habitantes árabes que habitaban en territorios del Imperio Otomano, estaban interesados en que este caiga para poder realizar sus sueños nacionales.

Entre los árabes, habían varios tipos de nacionalismo, varias ideas de lo que debería pasar con la tierra después de la caída del imperio otomano, de cómo se debería dividir la población, y cómo se organizará y regirá este nuevo estado-nación con el que sonaban.

Sharif Hussein, el emir de Mecca, fue uno de los grandes pensadores nacionalistas del mundo árabe. Alrededor de 1914, un poco antes del inicio de la primera guerra mundial, Sharif Hussein se declara anti-otomano.

A esto se le sumó el inicio de la primera guerra mundial en ese mismo año. Como sabemos, el imperio Otomano se unió al lado de los alemanes y del Imperio Austro-Hungaro, quienes lucharon en contra de Rusia, Inglaterra y Francia.

Durante la guerra, fueron principalmente Inglaterra y Francia quienes lucharon en  contra del Imperio Otomano en  el frente del Medio Oriente, y para eso, en  especial los ingleses, buscaron aliados locales que les ayudarán a vencer a los Otomanos.

Por un lado, los ingleses se aliaron con los judíos sionistas que habitaban en la palestina histórica. Estos judíos sionistas, crearon agencias de espías que brindaban a los ingleses información sobre los movimientos militares otomanos en la zona. 

A cambio de esta ayuda, los Británicos, otorgaron a los judíos “La declaración Balfour”, la primera legitimación oficial para la creación de un hogar nacional judío en la tierra de Israel. 

Por el otro lado, los británicos también buscaron la ayuda de los habitantes árabes del Medio Oriente. Para eso, contactaron a Sharif Hussein, quien era considerado un líder del mundo árabe en esa época. 

Quien contactó a Sharif Hussein fue un coronel Británico llamado Sir Henry McMahon. Estos dos personajes intercambiaron correspondencia durante el año 1916. En estas cartas, McMahon prometía a Sharif Hussein, entregarle parte del territorio que ganarían a sus hijos Abdullah y Faisal para que gobernasen allí, a cambio de que él liderara una revuelta por parte de los árabes habitando territorios otomanos en contra del ejército otomano.

Dicho y hecho, Sharif Hussein armó un ejército Arabe que avanzó en contra de las tropas Otomanas en 1916 y hasta 1918. A esto se le llamo: “La Gran Revuelta Arabe”. Esta tuvo un gran impacto en la guerra y de hecho ayudó a vencer a los Otomanos en ese frente.

Cuando terminó la Primera Guerra Mundial, Sharif Hussein se encontraba en la siguiente situación: Por un lado, Ibn Saud, ya tenía en sus manos la mayor parte del \territorio  de la península arábiga y Sharif Hussein sabía que en cuanto atacara, iba a conquistar de sus manos también Mecca y Medina.

Por el otro lado, tenía un panorama mucho más positivo, pues los Británicos eran los vencedores de la primera guerra mundial, y tenían una deuda con él. Los Británicos si cumplieron su promesa y le otorgaron a sus  hijos Abdullah y Faisal los  territorios de Jordania e Irak respectivamente para que gobernaran.

Es por eso  que si abrimos un mapa y vemos las fronteras de esos países, podemos ver que son hechas artificialmente debido  a sus rayas rectas. Este es un fenómeno que posteriormente trajo muchos problemas al Medio Oriente, sobretodo a Irak, ya que se divide una  frontera deliberadamente sin considerar las condiciones demográficas del país en proceso de creación. 

Es por eso que en Irak, podemos ver tanta incoherencia de poblaciones y tanto conflicto interno, porque literalmente se tomó  un mapa, se trazó una línea y se creó un país sin hacer ningún tipo de estudios o análisis. 

Volviendo a nuestro tema, así se creó, lo que se llama hoy el reino Hachemita de Jordania y como su primer rey, Abdullah, el hijo de Sharif Hussein en 1921. Efectivamente en 1924, Ibn Saud y su ejército terminaron conquistando de Sharif Hussein las ciudades de Mecca y Medina y fundando el país de Arabia Saudita.

La Familia Real desde la Fundación del País y Hasta Hoy

desde 1921 y por 25 años, el reino Hachemita de Jordania permaneció bajo el mandato británico, pero ya con Abdullah como rey. Finalmente en 1946, este reino declaró su independencia total de los británicos, y de ahí en adelante, el resto es historia.

El rey Abdullah gobierno hasta el año 1951, cuando en una de sus visitas a la mezquita de Al-Aqsa, fue asesinado por medio de una bala disparada por un joven palestino que estaba altamente relacionado con el líder palestino conocido como “El Gran Mufti de Jerusalén”, Haj’ Amin el Husseini.

Con la muerte del rey Abdallah I, su hijo Talal subió al poder, pero tan solo un año después, fue forzado a abdicar por el parlamento debido a su condición de salud. Fue entonces cuando su hijo, Hussein fue nombrado como rey de Jordania a los 17 años de edad.

Hussein fue un rey que duró mucho tiempo con el mando. Pues su mandato empezó en 1952 y terminó con su muerte en 1999. Hussein fue un rey muy importante para Jordania. 

Durante sus casi 50 años de mandato, luchó en varias ocasiones contra Israel, la más significativa de todas siendo la guerra de los 6 días en 1967 donde perdió el control sobre el este de Jerusalén y Cisjordania. Ademas, expulso también al grupo terrorista palestino denominado septiembre negro en los años 70 ‘s, y en 1994, bajo el rey Hussein, Jordania se convirtió en el segundo país árabe en hacer paz con Israel después de Egipto, quien lo hizo en 1979.

Hussein tuvo varias esposas, y con ellas, un total de 11 hijos. Todos sabemos que en las familias reales, los hermanos no solo son hermanos sino que también son competidores por el trono.

Sin embargo, con la muerte de Hussein, quien subió al poder fue su hijo mayor, quien recibió el nombre de su bisabuelo y fundador del país, Abdullah II. El es hijo de la segunda esposa de Hussein, llamada Muna. Una mujer proveniente de Inglaterra que se casó con el rey Hussein y se divorcio de él en 1971. 

Abdallah II, ha sido un rey muy querido por el pueblo, pues desde el inicio de su mandato en 1999, ha logrado mantener la estabilidad del país, a pesar de haber pasado por épocas muy amenazadoras  como la recesión del 2008, y el colapso de algunos de sus países vecinos en la primavera árabe.

Muchos se preguntan, porque las protestas de la primavera árabe no fueron casi significativas en Jordania, mientras que en sus países vecinos, los gobiernos colapsaron o se crearon guerras civiles. Pues esto es gracias al rey Abdullah II.

Cuando el rey Jordano empezó a ver que el ambiente en el mundo árabe se empezo a poner  mas y mas pesado y empezaron a brotar protestas en muchos de los países al principio del 2011, Abdullah II decidió actuar para prevenir cualquier tipo de protesta o revolución que pudiese crearse en su país.

Abdullah II introdujo varias leyes a la constitución que tenían como objetivo promover la libertad pública e inclinaban a Jordania más hacia el camino de la democracia. Gracias a estas reformas, Jordania no sufrió una gran crisis en 2011, pero sin embargo el colapso de muchos gobiernos de la zona sí afectaron colateralmente a Jordania.

Ahora que ya conocemos un poco más a fondo la historia de la familia real Jordana, vamos a ver qué fue lo que pasó allí la semana pasada.

Los Sucesos de la Última Semana en Jordania

El pasado fin de semana, más de 15 personas fueron arrestadas en la capital, Ammán. Muchas de estas personas son  oficiales de alto cargo del gobierno Jordano, y uno de ellos pertenece a la familia real. 

Este último es Hamza bin Hussein, medio hermano del actual rey Abdallah II. Hamza es hijo del mismo padre, el difunto rey Hussein y de una de sus esposas llamada la reina Noor. Hamza es un personaje muy popular entre el pueblo Jordano y también a nivel del mundo Arabe.

El sábado pasado en las horas de la noche, Hamza envió un video a la media alegando haber sido puesto bajo arresto domiciliario y advertido de ser denegado a cualquier tipo de comunicación. Pues se le advirtió de que iban a cortar todos sus servicios de comunicación tales como internet, teléfono y celular. 

Antes de que eso pasara, Hamza alcanzó a enviar este video del que hable a la prensa, y así se volvió todo un escándalo. Tanto este evento con Hamza como el arresto de los otros 15 sujetos fue hecho bajo el pretexto de un complot para desestabilizar a Jordania, apoyado por algunas potencias extranjeras. 

Sin embargo, el príncipe Hamza dijo lo siguiente en su video enviado a la BBC:

Cuando se publicó el video, se causó una gran polémica y un gran escándalo, en Jordania, el mundo Arabe y sobretodo en el mundo. Pues Jordania es conocido como uno de los países mas estables del mundo árabe y por primera vez en mucho tiempo se enfrenta a una situación como esta. 

Después de esto ser publicado, muchos de los países árabes y también Estados Unidos expresaron su apoyo al rey Abdullah II, pero también expresaron su deseo de que  esta situación se resuelva. El presidente de Estados Unidos, Joe Biden dijo lo siguiente: “El rey Abdullah tiene que preservar la estabilidad y la seguridad en su país”.

Se rumora que una delegación de Arabia Saudita viajó a Ammán para tratar de mediar la situación y encontrar una solución a todo este problema. 

Lo que sucedió dos días después de todo este escándalo, fue que el príncipe Hamza bin Hussein firmó una carta donde declara su apoyo al rey Abdullah II y se pone a disposición de su majestad. 

Ahora tenemos que entender que todo esto no viene de la nada. Cuando el rey Abdullah subió al poder en 1999, designó a su medio hermano, el príncipe Hamza como el príncipe heredero. 5 años más tarde, en el 2004, el rey destituyó a Hamza del cargo y designó en vez a su hijo Hussein como  el príncipe heredero.

Desde ese momento, el príncipe Hamza, se ha encargado de criticar al gobierno, sobre todo en el manejo de la economía, la corrupción del gobierno y la falta de libertad de expresión.  

En los últimos 6 años, Jordania ha bajado  mucho en el índice mundial de transparencia y  anticorrupción. Este país pasó de estar en el puesto 45 al puesto 60. Prueba de esto es que para este episodio contacté alrededor de 30 jordanos para invitarlos a hablar sobre el tema, y ninguno accedió a hacerlo.

El punto es que el inconveniente en Jordania ha sido resuelto rápidamente, o por lo menos de manera oficial. Lo que sabemos es que ha sacudido al gobierno del país como no había sucedido en un muy largo tiempo, y recordó a Jordania y al mundo que la estabilidad es algo muy frágil.

Existe la posibilidad de que esto de verdad termine acá, pero también existe la posibilidad de que esto solo sea el comienzo de un gran reto para el gobierno Jordano y su rey Abdallah II.

Write A Comment