Entrevista original en Inglés

Entrevista doblada al Español

La semana pasada, el presidente Estadounidense Joe Biden reconoció oficialmente el Genocidio Armenio. A pesar de que este fue un evento que sucedió hace más de 100 años, todavía existe una discusión con mucho peso e importancia alrededor de este tema y su reconocimiento. 

Esto es debido a que este genocidio es rotundamente negado por Turquía ademas de carecer de reconocimiento por parte de varios países del mundo que temen a las implicaciones geopolíticas que este pueda traer, ya que el mismo puede fastidiar a Turquía, un país mucho mas poderoso que Armenia.

Ahora, antes de seguir hablando de todo esto, quiero que hablemos un poco de quienes son los Armenios, luego hacer un recorrido por el contexto histórico en el que el genocidio sucedió, y solo entonces, volveremos a hablar de las implicaciones geopolíticas de su reconocimiento oficial

Un Poco Sobre los Armenios

Los Armenios son un grupo étnco que también es considerado como un pueblo. Este pueblo es nativo del occidente de Asia, específicamente de la zona del Cáucaso Sur, donde se encuentra hoy el país llamado Armenia y sus alrededores.  

Los Armenios son un pueblo muy antiguo, y se sabe de su presencia en el Cáucaso Sur como uno de los primeros asentamientos humanos en la historia. Pasaron los años, y los Armenios consiguieron levantar un imperio en esa zona, Imperio que luchó en contra de varios imperios poderosos de la antigüedad tales como el Romano y el Parto. Pero sin embargo, logró permanecer siempre independiente.

En el año 301 DC, el rey armenio decidió convertirse a una nueva religión que apenas se estaba empezando a expandir por el mundo. Saben de cuál estoy hablando? Sí del cristianismo. Pues les quiero contar que los Armenios fueron la primera nación que se convirtió en su totalidad al cristianismo, y adoptó esta religión como la religión nacional incluso antes que el imperio Romano.

Es por eso que hoy, todos los Armenios pertenecen a esta religión, y de hecho tienen su propia iglesia, llamada la iglesia apostólica Armenia. Esta constituye una rama del cristianismo junto con por ejemplo el catolicismo, la iglesia griega ortodoxa y otras. 

Se dice que hoy en día existen alrededor de 11 millones de armenios en el mundo. De ellos, más o menos 3 millones viven en el país Armenia, y el resto se encuentra en la diáspora, es decir, distribuidos en comunidades en diferentes países del mundo. 

Los países con mayor cantidad de armenios en la diáspora son: Rusia, Estados Unidos, Francia, Georgia, Líbano, Irán, Alemania y Siria. En Sudamérica las comunidades más grandes se encuentran en Brasil y Argentina con 100.000 y 80.000 miembros respectivamente.

Los Armenios hablan el idioma armenio que hace parte de la familia de lenguas llamada “los Idiomas Indo-Europeos”. Este idioma usa un alfabeto único y muy antiguo que está constituido por 36 letras.

Los Armenios tienen su propia cultura que incluye al idioma armenio, una serie de tradiciones tales como el tejido de alfombras, la creación de música folclórica única de ese pueblo y por supuesto gastronomía típica armenia.

Ahora que ya sabemos quienes son los armenios y algunas de las características más importantes de este pueblo, vamos a pasar a hablar del contexto histórico del genocidio sucedido a principios del siglo XX.

El Contexto Histórico del Genocidio Armenio

Muy cerca al territorio donde los armenios vivían, se creó en el año 1299 un pequeño imperio que poco a poco fue ganando terreno y poder y así, con el pasar de los años inevitablemente se convirtió en uno de los imperios más duraderos y poderosos que alguna vez existieron en la historia de la humanidad. Estoy hablando del imperio Otomano.

Después de su creación, este imperio empezó a expandirse muy rápidamente conquistando los terrenos de sus alrededores. Entre ellos, el terreno donde habitaban los armenios, que es donde queda el país armenio hoy en día, más una fracción de lo que es el este de Turquía hoy.

Durante los años de gloria del imperio Otomano, este trató a sus minorías religiosas de manera relativamente digna para ser un imperio de esa época y comparado por ejemplo a los Españoles. Y los armenios eran una de las más grandes minorías religiosas del imperio ya que ellos eran cristianos, y el imperio pertenecía a la religión musulmana.

El imperio Otomano tenía un sistema para relacionarse con sus minorías imperiales llamado el sistema de los Millets. Este consistía en dar cierta autonomía a cada una de las minorías del imperio, acompañada de protección a cambio de la paga de impuestos y de fidelidad al Sultán.

Existieron 3 Millets en el imperio constituidos por las 3 grupos minoritarios más numerosos del mismo, estos eran: el Cristiano Griego Ortodoxo, el Judío, y por supuesto el Armenio. El sultán solía nombrar a un líder de cada uno de estos Millets quien gobernara dentro del mismo y se encargaría de las relaciones entre el millet y el sultán otomano.

Este era un sistema que funcionaba bastante bien. Esto es debido a que cada millet recibía total libertad de culto y protección, además de autonomía en ciertos aspectos. El más importante de ellos era tribunales independientes. Esto significa que si por ejemplo hay un problema o disputa entre dos integrantes de un mismo millet que requiera un juzgado, este sería resuelto internamente por el tribunal independiente de cada millet.

La única instancia en la que un miembro de alguna minoría se enfrentaba al tribunal imperial, era en el caso de que hubiese una de estas disputas que involucrase a un ciudadano musulmán.

Se puede decir que en términos generales, las minorías vivieron plenamente durante los buenos años del imperio, pero durante los últimos más o menos 100 años del mismo, todo empezó a cambiar.

El inicio del siglo XIX, marca el comienzo del derrumbamiento del Imperio Otomano. Por primera vez en 500 años de existencia, el poder de este imperio colosal empieza a decrecer y ahí es cuando empiezan todos los problemas.

Durante el siglo XIX, el imperio otomano empezó a perder varias de sus tierras y a ganar varios enemigos europeos. Estos últimos tenían ya ejércitos mucho más modernizados, con armas y tácticas de guerra mucho más sofisticados.

Además de esto, la economía otomana se vio afectada por la pérdida de tierras que se resume en pérdida de ciudadanos que paguen impuestos. Y por último, la falta de buenas condiciones en el imperio hizo que la fidelidad hacia el sultán se viera afectada también.

Durante esta época el imperio intentó corregir estos errores, hizo una serie de reformas en el ejército para modernizarlo y convertirlo en uno que estuviera al nivel de los ejércitos europeos, además de cambios en las leyes con el ánimo de subir la moral y el grado de fidelidad de los ciudadanos hacia su sultán.

Sin embargo, muchos historiadores argumentan que aunque estas reformas fueron positivas ya era muy tarde para hacerlas. 

Hay un factor más del que no hemos hablado pero fue fundamental en la caída del imperio Otomano, y fue el florecimiento del nacionalismo. Como ya sabemos, el imperio era casa de muchos grupos étnicos que cuando los ideales nacionalistas llegaron desde europa hasta los territorios Otomanos, se empezaron a crear allí también movimientos nacionalistas con el objetivo de independizarse en territorios pertenecientes al imperio. 

Por ejemplo estaban los judíos, con el objetivo de crear un hogar nacional judío en la tierra de Israel que también pertenecía a este imperio, o los árabes que a pesar de que también muchos eran musulmanes, no querían pertenecer al imperio otomano que estaba gobernado por miembros de la misma religión, pero que tenían otra cultura y otro idioma, y querían tener también su independencia en los territorios del mundo árabe, y como estos dos grupos étnicos que querían su independencia, estaban los Armenios también. Ellos añoraban su independencia en su territorio histórico que en ese entonces era también parte del inmenso imperio otomano. 

Esto polarizó mucho al imperio, haciendo que el grupo étnico gobernante del mismo y residiendo en el centro imperial, los turcos, se pusieran a la defensiva y trataran de reprimir al resto de grupos étnicos del imperio.

Ahora, todo esto se complicó mucho más con el inicio de la primera guerra mundial en 1914, a la cual el imperio Otomano que estaba ya casi destruido por dentro, entró de manera activa más tarde ese año. 

Los Otomanos entraron a la guerra en alianza con el Imperio Austro Hungaro y con los Alemanes y en contra de la llamada “Triple Entente” constituida principalmente por los Británicos, Los Franceses y los Rusos, el último siendo uno de los enemigos más grandes del imperio Otomano ya por mucho tiempo. 

Además de ser grandes enemigos de los Otomanos, los Rusos eran considerados aliados de los Armenios, este grupo étnico con ideas nacionalistas residiendo dentro del imperio Otomano. Es por esto que el gobierno Otomano acusó al pueblo Armenio de aliarse con los Rusos y ayudarlos en la guerra en contra del imperio.

Esta es la causa del inicio del genocidio Armenio.

Los Eventos del Genocidio Armenio

En Abril 24 de 1915, en plena primera guerra mundial, varios intelectuales importantes armenios residiendo en la capital del imperio, Estambul, fueron arrestados y asesinados, esto seguido del paso de una serie de leyes que decretaban la deportación Armenia de los territorios del imperio. 

En ese momento, fue cuando varias aldeas y poblados armenios fueron saqueados y quemados y sus poblaciones fueron desplazadas y dejadas a la deriva en el desierto ubicado en lo que es hoy el norte de Irak y de Siria para morir. 

Además de esto, se dice que escuadrones del ejército Otomano salieron en búsqueda de sobrevivientes de estos eventos para asesinarlos. 

Esto sucedió entre 1915 y hasta unos pocos años después de que cayó el imperio Otomano y se creó la república moderna de Turquía. Se dice que aun después de la creación de Turquía, todavía hubo algunas olas de matanzas de Armenios que lograron quedarse o que regresaron al territorio turco después de la primera ola de deportaciones

Los armenios declaran que en estos años murieron 1.5 millones de miembros de este grupo étnico, mientras que los Turcos argumentan que solo fueron alrededor de 300.000. 

Implicaciones Geopolíticas del Reconocimiento Estadounidense del Genocidio Armenio

Ahora, es verdad que los armenios se aliaron con los rusos para así lograr conseguir su independencia durante la guerra, pero este mismo acto lo hicieron varios grupos étnicos del imperio con aspiraciones nacionalistas como por ejemplo los judíos y los árabes lo hicieron con los británicos, y ese es un punto que vale la pena aclarar. 

Cuando acabó la guerra, terminaron también los 600 años de existencia del Imperio Otomano.

La república moderna de Turquía, que fue el país que surgió de las cenizas de este imperio colapsado. Turquía, se niega a usar el termino genocidio para describir lo sucedido con los armenios en los últimos años del imperio. 

Esto lo hacen argumentando que los asesinatos no fueron sistemáticos. Sin embargo, el pueblo Armenio, muchos historiadores y más de 20 países opinan lo contrario. 

A pesar de esto, debido al tremendo poder que tiene Turquía en la arena internacional, varios países del mundo, incluyendo hasta hace una semana a Estados Unidos, evitan también usar la palabra genocidio por temor a implicaciones geopolíticas que esto pueda traer.

Ahora, les quiero traer la definición de genocidio hecha por la convención de genocidio de la ONU en 1948, Y es así: “Destruir parcial o totalmente a un grupo nacional, étnico, racial o religioso”. 

Les dejo esta definición porque a esta es a la que se adhiere la comunidad internacional para definir o no definir lo sucedido como genocidio. 

Ya entendiendo esto, podemos hablar de lo sucedido la semana pasada. Y es que por primera vez, el presidente de Estados Unidos se refirió a estos eventos como genocidio en un acto oficial de conmemoración del genocidio Armenio.

Los Armenios han luchado por este reconocimiento por lo menos un siglo, mientras que Turquía ha luchado para que esto no suceda y para que no haya reconocimiento internacional de estos eventos como un genocidio.

Turquía ha hecho esto sembrando miedo de implicaciones ya sean geopolíticas para otros países o judiciales internamente para quien se refiera a estos eventos como genocidio. Por ejemplo en 2016, cuando el Papa Francisco visitó Yerevan, la capital Armenia y se refirió a estos eventos como “El Primer Genocidio del Siglo XX”, Turquía retiro su embajada del Vaticano. Y con internamente me refiero a que varios periodistas o figuras publicas de Turquía que han usado la palabra genocidio, se han enfrentado a consecuencias judiciales.

Estados Unidos ha evitado el termino genocidio durante años, ya que Turquía posee el segundo ejercito más poderoso de la OTAN, pero por el otro lado, en Estados Unidos se encuentra la segunda comunidad más grande de la diáspora Armenia.

Ningún presidente Estadounidense había usado el termino “Genocidio Armenio” de manera oficial hasta el pasado 24 de abril, día en el que se conmemoraron 106 años de estos eventos, cuando el presidente Biden lo hizo en su discurso

El presidente turco Tayyip Erdogan dijo que estas declaraciones por parte del presidente Estadounidense Joe Biden, carecían de fundamento y tendrían un alto impacto en las relaciones entre los dos países. 

Write A Comment