Ayer 10 de Enero, el primer ministro de Israel, Benjamin Netanyahu, quien fue también el primer vacunado del país en contra el virus COVID19, recibió su segunda dosis de la vacuna de Pfizer. 

Asimismo, Israel ya vacunó al 19% de su población con la primera dosis y a partir de hoy, esta población, empezará a recibir la segunda. 

Lo que significa que ya dentro del próximo mes, un quinto de la población israeli será inmune en un 95% al virus e Israel ha aprovechado esta situación ventajosa para armar un plan de acción que progresivamente lleve al país de vuelta a la normalidad.

El sistema funciona así: El gobierno Israeli empezara a emitir dos nuevas credenciales para sus ciudadanos: la credencial de vacunación y el pasaporte verde.

Estas dos credenciales pueden ser descargadas por medio de las aplicaciones de los seguros de salud públicos, después de ser vacunadas con la segunda dosis, haberse curado del virus o presentar prueba de anticuerpos del COVID 19 en su organismo. Cada una de estas credenciales traerá diferentes beneficios a su portador.

La credencial de vacunación permitirá la extensión de cuarentena después de haber estado en contacto  con un enfermo y después de haber llegado al país del extranjero. Adicionalmente, la credencial también exentara a sus portadores de tener que presentar pruebas negativas de COVID para viajar o para entrar a islas verdes dentro de Israel como lo son la ciudad de Eilat y la zona del mar muerto.

La segunda credencial, denominada por el gobierno Israeli como “El Pasaporte Verde”, va a servir para que los ciudadanos que lo porten, puedan entrar a actividades que se reanudaran solo para ellos. Entre estas actividades se encuentran: la asistencia a eventos culturales tales como  cines y teatros, eventos deportivos, restaurantes y cafés. 

Ahora, seguro se están preguntando: ¿Qué pasará con la población que no tiene la posibilidad de vacunarse, tales como los menores de 16 o las mujeres embarazadas? 

Pues la solución es la siguiente: cualquier ciudadano podrá recibir un Pasaporte Verde temporal por el lapso de 72 horas después de presentar una prueba negativa del virus. Esto permitirá que la población no vacunada, ya sea porque no están en la población apta para hacerlo o porque aún no han tenido la posibilidad de vacunarse, pueda asistir a eventos sin representar ningún tipo de riesgo para el resto de ciudadanos. 

Así es como el estado de Israel, el país del mundo con más alta tasa de vacunación, planea volver a la normalidad y superar esta etapa de la manera más eficiente.

Espero ahora vean una imagen completa y clara de la situación.

Write A Comment