Archive

marzo 2021

Browsing

En muchos países del mundo, la máxima autoridad es el presidente; en otros, el rey o la reina; en muchos otros son dictadores y en otros el parlamento. Algunos usan la democracia, otros no, y  cada país tiene su  propio sistema de gobierno y su propio sistema electoral. 

Por eso quiero que ahora nos metamos a entender cómo funciona el sistema de gobierno y   el sistema electoral de Israel. 

El Sistema Electoral Israelí

Israel tiene un sistema parlamentario democrático. Esto significa que el partido o la coalición de partidos con la mayoría de  votos en las elecciones populares, es quien forma el gobierno, y el líder de dicho partido o coalición, se convierte en el primer ministro del país, llegando así a ser la máxima autoridad.

En Israel se hacen elecciones parlamentarias una vez cada cuatro años, esto al finalizar el periodo de gobierno de la coalición formada en las últimas elecciones. Ahora, existe también la posibilidad de que el gobierno caiga al romperse la coalición con la salida de algún partido lo suficientemente grande como para des completar la mayoría necesaria en el parlamento para gobernar, y en ese caso, pueden haber elecciones antes de completarse el periodo de gobierno. 

Ahora, quiero hablar de esta mayoría en el parlamento y de las coaliciones. El parlamento de Israel tiene 120 escaños, es decir, 120 asientos. Estos asientos son ocupados por miembros de los partidos con más votos en las elecciones populares. Cada partido tiene una cantidad de escaños proporcional a la cantidad de votos que recibió en las elecciones. 

El parlamento, ya con sus 120 escaños ocupados, consiste en dos grupos: El gobierno y la oposición. El gobierno tiene que contener a la mayoría de los integrantes del parlamento, es decir, por lo menos 61 de los 120, lo que vendría siendo la mitad más uno. Y los que quedan afuera del gobierno, se convierten en la oposición. 

Ya sé que esto es un poco complicado, entonces vamos a hacer un recorrido por todo el proceso electoral, desde la postulación de los partidos y  hasta la formación del gobierno.

Cuando se sabe que se acercan elecciones, ya sea por el fin del periodo de gobierno de 4 años o por la caída del gobierno actual, los partidos ya sean tradicionales o partidos nuevos, se empiezan a organizar. Con esta organización me refiero a dos cosas: La primera, hacer campaña y empezar a convencer a los votantes de ser la mejor opción, y la segunda, formar su lista de candidatos.

En un momento durante la época de campaña, se pone una fecha límite en la que todos los partidos deben presentar una lista de candidatos, la cual después de esa fecha no se puede alterar más. Esta lista debe tener un orden específico y este orden es el mismo en el que van a entrar  los candidatos de este partido al parlamento acorde a su cantidad de votos en las elecciones. 

Es decir, sí en las elecciones, un partido recibe la cantidad de votos suficientes para obtener un solo puesto en el parlamento, pues será el primero de la lista quien entre, sí recibe votos para obtener 2 puestos en el parlamento, pues serán el primero y  el segundo de la lista quienes entren al mismo. Y así sucesivamente. 

Una vez concluye la época de campaña electoral, llega el día de las elecciones. Generalmente, en Israel se elige un día de la semana y es un día donde no  se trabaja o se estudia para que  todos los ciudadanos tengan la posibilidad de llegar  a votar.

Se preguntarán porque no se hace en fin de semana. La respuesta es que el fin de semana en Israel es el Viernes y el Sábado, y desde la tarde del Viernes hasta la tarde del Sábado se lleva a cabo el día de descanso para el judaísmo, llamado Shabat. En este día, hay varias prohibiciones que impone la religión judía y muchos de los ciudadanos las cumplen. Por ejemplo, no está permitido montar en carro, escribir, trabajar, o usar cualquier aparato electrónico. Es por eso que en Israel no se hacen elecciones en el fin de semana ya que muchos de los ciudadanos no podrían llegar a las urnas.

Ahora, volviendo a nuestro tema, el día de las elecciones se abren urnas por todo el país, y todos los ciudadanos mayores de 18 años, tienen el derecho de ir a votar. Generalmente, las urnas están abiertas todo el día, desde temprano en la mañana, hasta las 10:00 de la noche. Allí, cada ciudadano se encuentra con una variedad de papelitos que representan cada uno a un partido. El ciudadano debe elegir uno, meterlo a un sobre, y depositarlo en la caja de los votos.

Al cabo de unos días salen los resultados de las votaciones. Después de haber contado todos los votos, el comité electoral publica que partidos lograron entrar al parlamento, y con cuantos escaños cada uno. ¿Cómo se determina esto?

Pues primero, cada partido que entra al parlamento debe contar con un mínimo del 3.25% de los votos. Una vez se determinan todos los partidos que cumplen con este mínimo para entrar al parlamento, se dividen los escaños de manera proporcional  a la cantidad de votos recibidos por cada uno de los partidos.

Una vez estos resultados son publicados, el presidente del país le da luz verde al partido que cree que tiene más posibilidades de crear una coalición para así levantar un gobierno. Generalmente, el presidente le da esta posibilidad al partido que recibió más escaños pero, no está obligado a hacerlo. 

Con coalición, me refiero a alianzas entre los partidos elegidos para que la suma de sus escaños lleguen a una mayoría en el parlamento.

Ahora, si un partido llega a recibir en las elecciones más de 61 de los 120 escaños del parlamento, este no necesita hacer coalición con nadie, sino que automáticamente se convierte en el gobierno. Sin embargo, esto nunca ha sucedido en la historia de Israel.  La  vez que un partido recibió más escaños en toda la historia, fue de 56 escaños recibidos por una unión de partidos liderada por Golda Meir.

Este partido recibe en ese momento 42 días para intentar unirse con otros partidos que entraron al parlamento y lograr formar con ellos una coalición que contenga a por lo menos 61 de los 120 miembros del parlamento. Si logra hacerlo, se forma gobierno y los miembros del parlamento que quedan afuera de la coalición, pasan a ser parte de la oposición, conservando sus puestos en el parlamento. 

En caso de que este partido designado por el presidente no logre formar una coalición con la mayoría de los escaños a su favor, el presidente designa a otro partido para hacerlo. Y en el caso de que ningún partido logre levantar gobierno, se llaman unas nuevas elecciones y se vuelve a empezar este proceso.

En caso de que si se logre armar parlamento, el líder del partido cabecilla de la coalición, se convierte en el primer ministro del país hasta que se cumpla su periodo de 4 años, o se cae el gobierno por la salida de algún partido de la coalición, con suficientes escaños como para terminar con la mayoría del parlamento. 

Ahora que ya entendemos este sistema un poco más a fondo, vamos a ver por que han habido 4 rondas de elecciones en Israel en estos últimos 2 años.

¿Cómo Llegó Israel a Tener Cuatro Elecciones en Dos Años?

En Abril del 2019, se hicieron unas elecciones. Estas se hicieron en una fecha temprana debido a que cayó el gobierno como resultado de una disputa entre los partidos de la coalición liderada por Benjamin Netanyahu en cuanto a la obligación de servicio militar de los ultra-ortodoxos.  

Esta coalición incluía tanto partidos ultra ortodoxos como a partidos que se oponen a la exención del servicio militar obligatorio para la población ultra-ortodoxa del país. Es por eso que si se complacía a los partidos ultra-ortodoxos, los partidos que estaban en contra de su exención de servicio saldrían de la coalición, y si se decretaba una ley que obligase a los ultra-ortodoxos a prestar servicio militar como el resto de los ciudadanos del país, pues los partidos ultra-ortodoxos saldrían de la coalición. Esto quiere decir que en cualquiera de los casos, el gobierno de Netanyahu se derrumbaría como resultado de la perdición de la mayoría de miembros en el parlamento a su favor.

Es por eso que se llegó a las elecciones de abril del 2019, las primeras de una serie histórica de cuatro elecciones en menos de dos años.

En esas elecciones empataron dos partidos recibiendo 35 escaños en el parlamento cada uno. Estos eran el Likud, un partido de derecha, liderado por Netanyahu y Blanco y Azul, un partido de centro liderado por Benny Gantz. 

Netanyahu fue quien tuvo el ofrecimiento de formar gobierno, pero por la misma disputa por la cual su coalición anterior se derrumbó, Netanyahu no logró formar una coalición que contenga a la mayoría de miembros del parlamento.

Este partido que se oponía a sentarse con el Likud a menos de que quitara la exención del servicio militar para la población ultra-ortodoxa se llama Israel Beiteinu, un partido también de derecha pero secular, liderado por Avigdor Liberman, quien había servido como ministro de defensa del país en el anterior gobierno de Netanyahu.

Como resultado de esta disputa, Netanyahu no podía formar una coalición contando tanto con los partidos ultra-ortodoxos como con Israel Beiteinu, el partido de Liberman, tenía que elegir complacer solo uno de los lados, y con ninguno de los lados solamente, lograba conseguir la mayoría en el parlamento.

Ahora, Benny Gantz y  su partido Azul y Blanco tampoco lograron armar una coalición para conseguir la mayoría del parlamento. Así que a falta de convenio para formar gobierno, se llamó a unas nuevas elecciones. 

Estas, se llevaron a cabo en Septiembre de 2019. Allí, los resultados fueron parecidos, el partido Azul y Blanco de Benny Gantz recibió 33 escaños, y Likud de Netanyahu 32. En estas elecciones, Netanyahu tampoco logró formar gobierno y antes que cualquier otro lo hiciera, el mismo parlamento votó a favor de disolverse y convocar a unas nuevas elecciones.

Así fue como se llegó a las terceras elecciones en menos de un año. Pues las siguientes se realizaron en Marzo del 2020. En ellas los resultados tampoco cambiaron drásticamente. Pues Likud, de Netanyahu recibió 36 escaños, y Azul y Blanco de Benny Gantz 33.

Lo que pasó fue que durante estos 42 días para formar coalición, estalló el tema del Covid 19 en Israel. Es por eso que después de una disputa que duró un año, los dos partidos con más escaños decidieron armar entre ellos una coalición para que Israel no se quedase sin gobierno en un momento de necesidad como lo era la pandemia.

El acuerdo entre los dos partidos fue el siguiente: Netanyahu sería el primer ministro por los primeros dos años, y Benny Gantz sería el ministro de defensa y en Noviembre de 2021, Netanyahu se comprometió a pasar el cargo de primer ministro a Benny Gantz hasta terminar el periodo de cuatro años de ese gobierno. 

Y fue así como después de un año entero que Israel no tuvo gobierno, para enfrentar la pandemia se formó uno. Esto duró hasta diciembre del 2020. Pues en Israel hay una ley que dicta que el Gobierno debe pasar el presupuesto de cada año, y si no lo hace, ese gobierno será disuelto, por falta de eficiencia.

El gobierno formado por la coalición de Netanyahu y Gantz tenía plazo hasta el 23 de  Diciembre del 2020 para hacerlo, y sin embargo, no se pudieron poner de acuerdo en el presupuesto y por eso el gobierno se vio obligado a disolverse y convocar a una nueva ronda de elecciones.

Muchos dicen que esta acción fue hecha a propósito por Netanyahu para no tener que ceder el cargo de primer ministro a su compañero en coalición Benny Gantz. En cuanto a los dos líderes, se echan la culpa uno al otro y ninguno de los dos tomó la responsabilidad.

Sin embargo, eso ya no es importante, pues lo hecho hecho está, y fue así como llegamos a las cuartas elecciones en dos años.

Las Elecciones del 23 de Marzo del 2021

Esta ronda de elecciones se llevó a cabo el pasado martes 23 de Marzo del 2021 y los resultados variaron bastante de las tres anteriores.

  • El Likud a cargo de Netanyahu, 30 escaños
  • El partido de centro Yesh  Atid a cargo de Yair Lapid, 17 escaños
  • Los partidos religiosos unidos, 22 escaños
  • Azul y Blanco de Benny Gantz, 8 escaños
  • Yemina, un partido de derecha, 7 escaños
  • El partido laborista, 7 escaños
  • Israel Beiteinu de Avigdor Liberman, 7 escaños
  • La lista conjunta de partidos Árabes, 6 escaños
  • La Nueva Esperanza, un partido de derecha que se opone a formar coalición con Netanyahu, 6 escaños
  • Meretz un partido de izquierda, 6 escaños
  • La Lista Unida, otra coalición de partidos Árabes, 4 escaños.

En este momento nos encontramos en el periodo de armar coaliciones donde alguno de los dos partidos que lideran, ya sea Likud de Netanyahu o Yesh Atid de Yair Lapid, intentaran conseguir el apoyo de por lo menos 61 miembros del nuevo parlamento para así formar gobierno y convertir a su cabecilla en primer ministro. 

Por un lado, el Likud, junto con sus aliados naturales, los partidos religiosos, logra llegar a 59 escaños contando con que el partido Yemina de Naftali Bennet, acuerde sentarse en su coalición, cosa que todavía está en duda. Sin embargo, con 59 escaños no se forma gobierno ya que se necesita mínimo 61.

Y por el otro lado está el grupo que se opone a Netanyahu liderado por Yair Lapid, a donde entrarían partidos tanto de izquierda como de derecha y juntos llegarían a tener una coalición con 51 miembros del parlamento. Cantidad que tampoco les alcanzaría para formar gobierno.

Quedan sin entrar a ninguno de los dos grupos, los dos partidos Árabes con 6 y 4 escaños en su poder.

Ahora, ¿Qué significa todo esto? Significa que hay varias opciones:

La primera es que alguno de los partidos árabes decida unirse a la coalición de alguno de los dos grupos, y si es así, está en las manos de ellos decidir quién sería el siguiente primer ministro de Israel. 

La segunda opción es que alguno de los partidos de alguno de los dos grupos decida pasarse al otro ayudando así a formar una coalición con la mayoría del parlamento.

Y la última, es que el estado de Israel se vaya a unas quintas elecciones con esperanza de poder definir el futuro del país.

¿Cuál de ellas va a suceder? 

Es muy pronto para decirlo. Por ahora los partidos van a empezar las negociaciones entre ellos y en algunas semanas podremos saber si alguna coalición se va a lograr levantar o si nos vamos a una quinta ronda de elecciones. 

1. Porcentaje de musulmanes por país

2. Las lenguas habladas en el Medio Oriente

3. Los Golpes de Estado en el Medio Oriente

4. Países Árabes de África

5. La división de Siria

6. La máxima autoridad en cada país del Medio Oriente

7. Cantidad de años en el poder de la máxima autoridad de cada país

Valido hasta Enero 2021

8. Año de independencia de cada país del Medio Oriente

9. Países pertenecientes a la CCG

10. Número de habitantes de cada país del Medio Oriente

Valido hasta Febrero 2021

11. Cantidad de premios Nobel ganados por país del Medio Oriente

Valido hasta Febrero 2021

12. Símbolos en la bandera de cada país del Medio Oriente

13. Símbolo en la bandera de cada país del norte de África

14. Resultados de la Primavera Árabe

15. Esperanza de vida en cada país del Medio Oriente

Fuente: https://ourworldindata.org/life-expectancy#:~:text=The%20term%20%E2%80%9Clife%20expectancy%E2%80%9D%20refers,will%20be%20when%20they%20die.

16. Distribución de la población musulmana en el Medio Oriente

Primero, quiero  que nos ubiquemos un poquito en el mapa. Libia es un país ubicado en el norte de África con costa en el mar mediterráneo. Libia bordea en el oriente con Egipto y Sudán, en el occidente con Túnez y Argelia, y en el sur con Chad y Nigeria, en el norte, como mencione anteriormente tiene una larga costa en el mar mediterráneo. 

Libia es un país con alrededor de 7 millones de habitantes y tiene una población muy homogénea, pues la gran mayoría son musulmanes sunitas y el árabe es su lengua madre.

Libia es un país que hoy está totalmente fragmentado, es un país que no tiene un gobierno centralizado y con todo el poder y es un país que lleva ya  en caos 10 años.

Para entender cómo llegamos a esto, quiero que volvamos en el tiempo y hagamos un recorrido por el pasado de este país para entender el presente.

El Pasado de Libia

Nos devolvemos a una época a la que comúnmente nos devolvemos en  el programa porque a partir de ella se forjaron las bases del Medio Oriente hoy. Quiero que nos devolvamos a las vísperas de la primera guerra mundial.

El territorio de Libia pertenecía al legendario imperio Otomano. Como sabemos este fue un imperio muy poderoso y colosal durante sus 600 años de existencia pero sabemos que se fue deteriorando en sus últimos 150 años y hasta su colapso en la primera guerra mundial.

Una de las razones de este deterioro fue la pérdida de territorios periféricos a otras potencias, y el territorio de Libia es uno de ellos.

En 1911, hubo una guerra  entre el Imperio Otomano y los italianos, y fue entonces que los italianos conquistaron el territorio de Libia e impusieron allí un régimen bastante autoritario y violento. 

Ahora, me parece importante que entendamos algo que en mi opinión es la raíz de el conflicto allí hoy. Cuando Libia fue conquistada por los italianos, no fue  conquistada como un territorio unificado, sino  que fue conquistada como tres provincias vecinas llamadas Cirenaica Tripolitania y Fezzan. 

Fueron los italianos quienes durante su gobierno allí, decidieron unir estas provincias otomanas como una sola colonia del reino de Italia, a la cual llamaban: la Libia Italiana.

Durante la ocupación Italiana, los Libios pusieron mucha resistencia y esta fue liderada por un senior llamado Idris As-Senussi que era el emir de la provincia de Cirenaica y esta resistencia fue lo que de hecho creó la identidad nacional Libia. Sin embargo,  eso no fue lo que sacó a los Italianos de Libia. 

Lo que en realidad acabó con la colonia Italiana en ese país, fue la segunda guerra mundial, donde Libia fue un campo de batalla entre los aliados y el eje que era una alianza conformada por la Alemania Nazi, Italia y Japón.

Al terminar la segunda  guerra mundial, y con la victoria de los aliados, Libia quedó en manos británicas, y para 1949, Las Naciones Unidas declararon que al cabo de máximo tres años, Libia debería ser un  país independiente.

Y asi fue. En 1951, Libia se independizó bajo el nombre del Reino Unido de Libia y bajo el mandato del líder de la revolución en contra de los Italianos quien recibió el cargo del Rey Idris y el país declaró como su capital a la ciudad de Benghazi, una ciudad costera en la provincia de Cirenaica. Esto fue un hecho histórico porque Libia fue el primer país africano en conseguir la independencia por medio de las Naciones Unidas.

En sus primeros años como país independiente, Libia era muy pobre, y las potencias mundiales no tenían mucho interés en ese territorio, pero de repente, todo eso cambió. Pues en 1960,  tan solo 8 años después de su independencia, Libia encontró petróleo en sus suelos, y eso atrajo a potencias como Estados Unidos y los Británicos a interesarse en el país. 

El rey Idris dio rápidamente concesiones de las plantas de petróleo a estos países y esto causó furia en el pueblo ya que la riqueza de recursos del país no estaba ayudando al pueblo sino que ayudaba a potencias extranjeras. Es por eso que en esa época se veía mucha furia en contra del rey Idris por parte del pueblo Libio.

Ahora, tenemos que mirar un poco el contexto, pues en los años 50 ‘s y  60 ‘s el mundo Arabe estaba viviendo una ola de golpes de estado militares que tumbaron monarquías e impusieron ideologías nacionalistas, seculares, socialistas y pan arabistas.  

El personaje que lideró esta ola fue Gamal Abdel Nasser, un militar egipcio que hizo un golpe de estado tumbando a la monarquía y quedándose en el poder hasta su muerte. Nasser no solo se convirtió en el líder de Egipto sino que también fue el creador y llevó el liderazgo en esta ideología que mencione antes y además fue la inspiración de muchos.

Les cuento esto porque una de las personas inspiradas por Gamal Abdel Nasser, fue Muammar Gaddafi. No se si les es familiar este nombre. El punto es que él también era un oficial en el ejército Libio nacido en una familia beduina pobre en el sur del país y seguidor de esta ideología nacionalista Árabe, y socialista por varios años.

Gadafi, con 27 años, en 1969 lideró una revolución que tumbó al rey Idris y así él subió al poder. Esta revolución era de carácter bastante parecido al de  la revolución de Nasser en Egipto. Propone traer igualdad al pueblo, un sistema socialista y promovía el nacionalismo árabe como ideal. Desde ese entonces, el país pasó a llamarse: “La República Arabe de Libia”

La gente en Libia quería mucho a Gaddafi, pues se referían a él con apodos como el “Guía de la Revolución” o “El Líder Hermano”. Como parte de su ideología, en sus primeros años, Gaddafi deportó a toda la población Italiana que quedaba en el territorio Libio y expulsó a todos los batallones militares de ejércitos occidentales que permanecían allí y así mismo, nacionalizó todo el petróleo en su territorio.

Gaddafi es conocido también como un “modernista Islámico”. Este es un movimiento que intenta mezclar a Islam con valores modernos tales como la democracia, el progreso y  la igualdad. Es por eso que  como efecto de esa ideología, Gaddafi decidió eliminar todas las leyes que existían allí hasta ese  entonces y  crear una serie de leyes nuevas basadas en la Sharia, la ley islámica. Así mismo, promovió el socialismo islámico. 

Gaddafi reflejaba una actitud pro democrática y progresiva, es por eso que  creó asambleas con poder y  habló de la igualdad y el derecho del pueblo a tomar decisiones sobre el país. Pero la verdad es que todo eso parecía una cortina de humo, pues en realidad, las decisiones importantes se las reservo para  tomarlas él mismo. 

Después de un tiempo de estar en contra de los países del occidente y tener con ellos varios conflictos, y  además de tener muchos desacuerdos con sus países vecinos Egipto y Chad, Libia quedó bastante aislado de la comunidad internacional además de recibir varias sanciones económicas por parte de las naciones  unidas. Todo esto dejó al país en una muy mala situación, y a Gaddafi en una peor situación frente a su pueblo.

Con el pasar de los años, Gaddafi dejó de ser el líder hermano y se fue convirtiendo en un dictador totalitario, cada vez con más oposición en el pueblo Libio. Ya con una muy mala situación económica, social y política en el país, en el año 2011, explotó la primavera árabe.

Esta fue una serie de levantamientos en el mundo árabe del pueblo en contra de sus dictadores y en cada país tuvo un efecto diferente. Libia no fue una excepción, pues para el 2011, los ciudadanos estaban desesperados y  ya tenían un dictador que llevaba más de 40 años en el poder.

Fue entonces cuando salieron a las calles a protestar y todo se puso muy violento. Tanto los protestantes como el ejército de Gaddafi estaban usando armas en contra del otro grupo. 

Es ahí cuando se forma un grupo que desde ese momento empezó a liderar la revolución en contra de Gaddafi, y se llamó el Consejo Nacional de Transición, el CNT. Este grupo estaba formado por los rebeldes de las protestas iniciales, además de varios desertores del gobierno de Gaddafi.

Este concejo empezó a hablar con la liga árabe y luego con la comunidad internacional buscando intervención militar en Libia de los países de occidente. Y finalmente lo consiguieron. La OTAN hizo una serie de ataques militares en contra de las bases del ejército de Gaddafi debilitando así su posición y  favoreciendo a los rebeldes y a el CNT.

Además de eso, la OTAN armó a los grupos rebeldes para que pudieran luego tomar el poder. Y todo esto hizo que los rebeldes pudieran tomar el poder en Trípoli, la capital y que Gaddafi se retirara a su ciudad natal en el sur del país saliendo así del poder. 

Sin embargo, ya con el país en sus manos, los rebeldes buscaron, encontraron y  mataron a Muammar Gaddafi, el dictador que había gobernado Libia por 42 años.

Y así termina la historia de Gaddafi, pero la que nosotros queremos contar hoy, apenas comienza.

El Después de Gaddafi

Después de la muerte de Gaddafi, los rebeldes se fueron de cacería y atacaron a muchos de sus seguidores. La violencia en el país era tan severa que la OTAN empezó a cuestionar esa intervención militar y la entrega de armas a los grupos rebeldes.  

Sin embargo, con la muerte de Gaddafi, el CNT, el consejo nacional de transición tomó el poder y gobernó en Libia por un año, hasta el 2012. Fue en ese año cuando se levantó una entidad llamada el Congreso General Nacional quien le dio al CNT 18 meses para asegurarse de que exista una transición a la democracia y dar el poder al ganador según  voto popular.

Y asi se  dio. En el 2014, se realizaron las primeras elecciones democráticas en Libia y se eligió un nuevo gobierno al que se le denominó la cámara de representantes. El problema es que  muchos miembros del CNT se negaron  a reconocer la autoridad del nuevo gobierno.

Y así, Libia se vio en una situación donde hay dos gobiernos paralelos, por un lado el CNT basado en Trípoli, en la provincia de Tripolitania, y el otro, la cámara de representantes, basado en la ciudad de Tobruk en la provincia de Cirenaica.

 No se si se acuerdan que  al principio del episodio hablamos de que Libia fue un país unificado por los Italianos, pero en realidad está compuesto por tres provincias muy diferentes una de la otra.

Pues ahora, podemos ver que esta división se vuelve a marcar, los dos gobiernos paralelos se encuentran  en las dos  provincias más importantes y rivales Tripolitania y Cirenaica y no solo luchan por el poder de todo Libia sino que también luchan por que su  provincia sea el centro del poder.

Ahora, además de estos dos gobiernos paralelos, Libia se llenó de grupos armados con sus propias agendas. Y esto, complicó todo mucho más!

En el año 2015, la ONU entendió que Libia estaba en una situación de caos total y decidió intervenir. Es por eso que se hizo una cumbre en Marruecos donde se creó  un nuevo gobierno llamado el Gobierno de Acuerdo Nacional, y este quedó como el gobierno oficial de Libia reconocido por la comunidad intencional. Pero acá no acabaron  los problemas.

Este gobierno quedó basado en Trípoli, y vamos a decir que reemplazó al CNT, pero el gobierno de Tobruk, es decir, la cámara de representantes liderada por el militar Khalifa Haftar se negó a reconocer su poder.

En 2017, Haftar ordenó a su ejército intentar conquistar Trípoli, la ciudad donde el  Gobierno de Acuerdo Nacional está basado. Esto resultó en el inicio de otra  guerra civil y la lucha entre los ejércitos de los dos gobiernos. 

Esta guerra civil entre el oriente y el occidente de Libia, ha tenido severos resultados y precios muy altos que los ha pagado únicamente la población civil del  país. Son ellos quienes sufren las agresiones de un gobierno en contra del otro y  las de las milicias armadas, muchas de ellas pertenecientes a grupos yihadistas. 

Influencia Internacional en el Conflicto

Ahora quiero  que entendamos  un poco como la comunidad internacional participa en este conflicto. Por un lado está el gobierno de acuerdo nacional que  es el que está basado en Trípoli. Este  gobierno es oficialmente reconocido  por las naciones unidas. Además de eso, es apoyado política y militarmente por Turquía, su mayor aliado. 

Este apoyo de Turquía al gobierno de acuerdo nacional se da por dos razones principales. La primera es que el primer ministro de este gobierno, Al-Sarraj, tiene una ideología pan islamista al igual que el presidente de Turquía Erdogan. Pan islamista significa que el aspecto religioso musulmán de el país debe ser el mas importante, por el se deben regir las leyes y las actitudes del país, y este  mismo debe unificar a todos los estados con  esta misma ideología para así ser mas fuertes unidos. Tanto Al-Sarraj como Erdogan son de esta corriente y por eso tienen tanta afinidad.

La otra razón es más económica y estratégica. Turquía ha hecho una alianza con este Gobierno de Acuerdo Nacional para explotar juntos el gas encontrado en el mar mediterráneo del Este. Como lo mencionamos ya en nuestro episodio que trata este  tema, hay una rivalidad entre Turquía y el resto de países que rodean este  mar y Libia es el  único aliado que tiene en la zona.

Principalmente por estas dos razones, Turquía ha estado armando e interviniendo militarmente en Libia a favor del Gobierno de  Acuerdo Nacional.

Al otro gobierno al del general Haftar, lo apoya principalmente su vecino Egipto. Tenemos que entender que hoy en Egipto gobierna un militar. Abdel Fattah Al-Sisi. Sisi es laico, nacionalista árabe y gobernante militar. Exactamente las mismas características ideológicas que  tiene Haftar, el líder del gobierno de la provincia de Cirenaica. Y además, Egipto apoya a Haftar porque lo ve como el único grupo capaz de eliminar a las milicias yihadistas islamistas en Libia, cosa con la que Egipto está de acuerdo. 

Además de ser apoyado por Egipto, Haftar es también patrocinado por Arabia Saudita y Los Emiratos Árabes Unidos. Esto es debido a asuntos ya más internacionales. Pues si bien recordamos, el Medio Oriente se encuentra hoy en día en una situación de guerra fría, donde hay  principalmente tres bloques luchando por tener más influencia en la zona. Uno de ellos es liderado por Arabia Saudita, otro por Irán, que  en este   caso no tiene nada que ver, y el tercero por Turquía.

Arabia Saudita y  su aliado Los Emiratos Árabes  Unidos apoyan a Haftar para contrarrestar la influencia de Turquía y algún día, esperando que Haftar triunfe, Libia sea parte de su bloque y no del de Turquía.  

Esto quiere decir que en Libia vemos un ejemplo muy  claro de el uso de grupos proxy típico de una guerra fría donde diferentes potencias luchan por poder e influencia en un territorio ajeno y no por el bien de los ciudadanos que habitan allí.

Este no es un fenómeno extraño en el Medio Oriente, podemos ver lo mismo sucediendo en Siria y en Yemen, otros dos países donde la primavera árabe inicio una guerra civil y tanto las potencias del Medio Oriente como milicias extremistas han aprovechado para usar ese territorio como campo de batalla para ganar poder e influencia.

En Octubre del año pasado, se firmó  entre los dos gobiernos un acuerdo de cese al fuego con la intención de buscar un mejor futuro para el país. Este acuerdo se firmó en Geneva. Han pasado tan solo 5 meses desde la firma del acuerdo, y  esto es muy poco como para saber si en realidad este va a tener éxito.

Por ahora no se ha llegado a ningún resultado concreto, pero otra vez, es muy pronto para definir el éxito de este acuerdo. La comunidad intencionalidad llama a las fuerzas extranjeras a terminar con su  presencia militar en Libia y llama a los dos gobiernos a conciliarse y llegar a una transición a la democracia para conseguir allí una democracia permanente.

Esta es la esperanza de muchos de los civiles Libios, por  fin ven la luz al final del túnel, al final de esta interminable guerra, pues ellos no la han pasado nada bien. Libia es un país con 7 millones de habitantes, de ellos, por lo menos un millón necesita ayuda humanitaria, y los otros 6, están  al borde de hacerlo. Han muerto varios civiles, muchos otros han perdido sus casas y el resto de la población, no logra ver un futuro próspero en su propio país.

El Hebreo es un idioma milenario, que ha pasado por varios procesos históricos únicos en el mundo,  es un idioma que  se habló entre un pueblo, que luego pasó a ser un idioma conservado tan  sólo en los libros santos y  por último, fue nuevamente revivido como un idioma moderno por este mismo pueblo, el pueblo judío. 

Ahora vamos a devolvernos en el tiempo y vamos a hacer un recorrido por esta única y fascinante  historia.

El Hebreo Antiguo

Llegamos al siglo X a.c. en el territorio que es Israel hoy en día, es allí, cuando muchos historiadores afirman que el idioma hebreo empezó a ser usado por el pueblo de Israel. Esta es mas o menos la época del primer templo, y el hebreo que se usaba en ese entonces era un  hebreo  un poco diferente al de  hoy  en día, pues tenemos que entender que los idiomas están en constante evolución y desarrollo. 

Se dice que este  tipo de hebreo se dejó de hablar en  el año 587 a.c. cuando los babilonios exiliaron al pueblo judío de la tierra de Israel y destruyeron el primer templo. Durante los años de exilio en babilonia que queda en  lo que es hoy Irak y que fueron alrededor de 50 años, se dice  que el hebreo se dejó de hablar, pero quedó vivo en  la literatura y  en los textos sagrados.

Después de que pasaron esos 50 años, los Persas conquistaron a los babilonios y el rey  conquistador, el rey Ciro, dio permiso a los judíos de volver a su tierra natal. Fue entonces cuando una porción de esta comunidad que había sido exiliada 50 años atrás y ya estaba asentada, salió de vuelta para Judea, su tierra natal y construyeron el segundo templo. Y desde ese momento, el idioma Hebreo empezó a revivir otra vez.

Esto duró hasta el año  70 D.C., cuando los romanos destruyeron el segundo templo y exiliaron a los judíos otra vez, y esta vez el exilio no duró 50 años, sino que duró casi 2000.

Durante  estos 2000 años de exilio, el pueblo judío se esparció por el mundo migrando una y otra vez, en busca de un lugar seguro para  vivir y prosperar. Hubo para  ellos épocas buenas y épocas malas. En algunos lugares fueron bien recibidos, y  en otros fueron perseguidos. 

A lo que quiero llegar es que cuando los romanos exiliaron a los judíos y después acabaron con los pocos que quedaban, terminaron así con el idioma hebreo como  el idioma natal del pueblo judío. Pero gracias a que este pueblo encontró una forma de  permanecer unido a pesar de estar separados geográficamente, el idioma  hebreo  también sobrevivió. 

El pueblo judío entendió que aunque ya no existía el templo en Jerusalén, que era su centro espiritual, y que ya no podían permanecer como un pueblo unificado  en un solo lugar, sino que estaban separados en varias comunidades, había una forma de permanecer  juntos y era la conservación de los textos sagrados y la creación de nuevos textos religiosos que guiarían a cualquier judío en donde quiera que esté, para continuar con la tradición judía y poder practicar la religión sin necesidad de un centro espiritual físico. 

Esta serie de seis libros se llama la Mishná y se conoce como la tradición oral judía, es decir una guía para que cada judío pueda entender cómo vivir el día a día y todas las leyes de la Torá, desde donde quiera que esté. 

Estos textos fueron lo que en realidad mantuvieron al pueblo judío como uno durante todos estos años de exilio y separación. Es  por eso,  que se puede decir que mientras el pueblo judío salvó al idioma hebreo de la extinción, de alguna manera, el idioma hebreo también salvó al pueblo judío de la extinción. 

El Hebreo Moderno

Ahora que entendemos esto, vamos adelantarnos en el tiempo hasta el  siglo XVII. Esta es la época de la iluminación. Durante este periodo de tiempo, el Hebreo tuvo una especie de pequeño renacimiento. Pues hasta ese entonces, solo había sido usado en textos sagrados del judaísmo.

En la época de la iluminación, hubo un movimiento de  iluminación judía llamada la Askalá. En esta época muchos judíos empezaron a secularizarse y a apegarse un poco más a la cultura de  los países en los que vivían.

Como efecto, el idioma Hebreo también hizo parte de esta transformación. Pues muchos escritores no religiosos, y hasta algunos no judíos, empezaron  a interesarse por este milenario idioma y  empezaron escribir textos que no tenían nada que ver con la religión judía en Hebreo por primera vez desde hace mucho mucho tiempo. 

Sin embargo, este fue tan solo un pequeño renacimiento debido a que a pesar de que se escribieron muchos textos seculares en Hebreo, esta se quedó como una lengua escrita y no evolucionó a ser una lengua hablada. 

El verdadero momento en que el Hebreo resucitó, fue en el siglo XIX.  En esta época, todavía vivían en un mundo imperial, pero se estaba  llegando al final de esta forma de organización en el mundo. 

Pues  muchos de los imperios eran muy grandes, e incluían a varios grupos étnicos en sus territorios. Hay un fenómeno  que definitivamente es el que empieza acabar con  estos grandes imperios, y es el nacionalismo.

El nacionalismo es una ideología que nació en el siglo XIX o tal vez unos años antes. Esta ideología es una aspiración a la autodeterminación política de  un  pueblo o una etnicidad. Debido a que en los imperios, como  mencione antes, habían varios grupos étnicos, estos mismos quisieron empezar a vivir con su propia determinación política y no  bajo un gobierno imperial de otra etnicidad. 

Uno de estos pueblos con movimiento nacionalista, fueron los judíos que a pesar de que no viven en un solo lugar, pretendían conseguir la independencia en la tierra de Israel, su tierra natal de la que fueron exiliados casi 2000  años atrás.  

Este nacionalismo judío, se llama Sionismo y es importante aclarar que no había un solo tipo de Sionismo sino que había varias corrientes que difieren en ciertos aspectos. Les prometo que voy a sacar pronto un episodio que trate solo del Sionismo y allí explicaré todas sus corrientes y las diferencias entre ellas.

Lo importante ahora, es que  todas las corrientes del Sionismo tenían una meta grande en común, y era la de construir un estado judío en su tierra ancestral, Israel. 

En la segunda mitad del  siglo XIX, alrededor de 1980, los judíos empezaron a actuar para hacer realidad sus sueños y muchos empezaron a migrar a la tierra de Israel que en ese entonces estaba bajo dominio del Imperio Otomano. 

Allí, los judíos que fueron llegando empezaron a asentarse y a construir comunidades que unos años más tarde serían ciudades de un nuevo país. 

Para ese entonces, el hebreo era tan solo un idioma literario  y nadie lo hablaba. En cambio,  los judíos tenían sus propios idiomas para hablar,  pero el Hebreo no era uno de ellos.

Los judíos asquenazíes, es decir los provenientes del este de Europa, hablaban en Yiddish, un idioma basado en el Alemán con influencias y el alfabeto Hebreo.

Por su lado, los judíos del Medio Oriente, los Balcanes, el norte de África, Turquía  y Grecia, es decir los judíos del Imperio  Otomano, hablan el Ladino, que es un idioma basado  en el Español, mezclado con elementos del Hebreo.

A lo que quiero llegar es que ya habían idiomas judíos que habían reemplazado al Hebreo. Sin embargo, una de las corrientes del Sionismo, llamada el sionismo cultural, no se dio por vencida con el Hebreo. Esta corriente del sionismo no era la de Herzl, el padre del Sionismo. 

Herzl, era de una corriente llamada el Sionismo político que pretendía que el estado Judío fuera una especie de refugio para todos los judíos del  mundo y que este país sea la casa de una sociedad iluminada judía. Pero en su libro “Altneuland” que traduce: “El Viejo Nuevo Mundo” donde describe su visión de este estado judío, Herzl no menciona nunca al Hebreo como el idioma que se hablaría allí. Herzl propone el Alemán como el idioma potencial del estado judío.

Ahora, volviendo a la corriente del Sionismo Cultural, quiero contarles que esta aspiraba a que el estado judío fuera un centro histórico y cultural para los judíos de todo el mundo y para los que vivieran allí. Ajad Ha’am, el padre del sionismo cultural describía al estado judío como un centro espiritual secular para el todo pueblo judío. 

La idea era crear una nueva cultura judía basada en la tradición y la historia de este pueblo, pero sin embargo esta cultura debería ser moderna e iluminada. Todo esto incluía el uso del Idioma Hebreo como una de  las características, el cual era un sueño que muchos veían como imposible ya que este Idioma no era hablado por nadie desde ya más de 2000 años y no era un idioma apto para ser hablado en la modernidad.  

El Sueño de Resucitar al Hebreo

A pesar de todo, hubo algunos idealistas que no se dieron por vencidos y lucharon para sacar adelante a este idioma como idioma moderno. Uno de ellos, se  llama Eliezer Ben Yehuda, un joven judío nacido en el imperio Ruso. 

Eliezer estudió allí en un colegio judío, y siempre estuvo expuesto  al idioma Hebreo en los textos religiosos, y más tarde en su vida al hebreo de los textos de la iluminación también. Ben Yehuda, leyó algunos de los textos de Ajad Ha’am, el padre del Sionismo Cultural y estos lo motivaron a unirse  al movimiento Sionista y a creer en que el idioma Hebreo se puede resucitar para ser hablado  en la modernidad.

En el año 1881, como el idealista que era, Eliezer Ben Yehuda migró a la tierra de Israel, entonces conocida como Palestina y perteneciente al imperio Otomano. Esto lo hizo para asentarse allí  y ayudar a construir este estado judío el cual tanto había estado añorando el pueblo judío desde hace ya  algún tiempo.

Ben Yehuda llegó y se asentó en la ciudad de Jerusalem. Al tiempo con  Ben Yehuda y en los años posteriores a su llegada, empezaron a llegar judíos de muchos lugares diferentes para unirse  también a la construcción del estado.

Esto le reitero a Ben Yehuda que un idioma en común para todos los judíos del mundo era necesario  para crear esta sociedad en el estado judío en construcción. Es por eso que él decidió tomarse esta tarea para sí mismo. Eliezer Ben Yehuda se propuso resucitar el Idioma Hebreo para ser usado en el moderno estado Judío con el que él y muchos más sonaban en conjunto. 

Del Sueño a la Realidad

Ben Yehuda empezó con tres ideas para empezar a revivir este idioma. Primero propuso hablar el Hebreo en casa. Promovió entre las  personas de su misma ideología, que cada vez eran más que todos usaran el Hebreo en casa y así en muchas casas se empezó a hablar solamente en Hebreo.

Esto empezó obviamente por Ben Yehuda quien crió a sus hijos únicamente en Hebreo. De hecho se cuenta que en su casa tenía un perro macho y una gata hembra para que así sus hijos entendieran cómo diferenciar de los verbos y adjetivos en masculino y femenino. 

Su hijo Itamar, no habló hasta los tres años, y muchos creyeron que este  experimento de criar a un niño que tenga como lengua madre el Hebreo no  funcionaria. Sin embargo, a los tres años, Itamar empezó a hablar en Hebreo y así se convirtió en el primer niño con Hebreo como lengua madre en 2000 años.

Esto solo incrementó la cantidad de personas que creyeron en las ideas de Ben Yehuda y así poco a poco nacieron más niños educados únicamente en Hebreo creando así la primera generación de niños Hebreo parlantes como su primer idioma. 

La segunda idea era Hebreo en el colegio. Ben Yehuda creía que para que un niño fuera un verdadero Hebreo parlante, después de aprender a hablar Hebreo en la casa, tenía que llegar a una escuela donde recibiera educación en Hebreo.  

Muchos educadores estuvieron de acuerdo con Ben Yehuda, pues por primera vez tenían salones de clase llenos de niños de diferentes lugares, y muchas veces sin un idioma en común y por eso, el Hebreo era la solución perfecta para enseñar a tantos niños de tantos contextos diferentes.

Como lo hizo en la casa, Ben Yehuda también puso el ejemplo y enseño en un colegio en Hebreo. Después de eso, muchos educadores tomaron el ejemplo y empezaron a hacerlo también. Y así, nacieron los primeros colegios con clases en Hebreo, donde usaban ese idioma para enseñar tanto materias religiosas como las que no tenían nada que ver con la religión tales como matemáticas, ciencias, historia y otras.

Esto no fue tan fácil como nos imaginamos. Todos estos educadores pioneros que empezaron a dar clases en Hebreo, se enfrentaron a muchos problemas. Apuesto a que no se han imaginado que como era un idioma que apenas estaba reviviendo, no habían muchos libros académicos en Hebreo, tampoco había muchas canciones y materiales complementarios para el aprendizaje, por supuesto que también habían conceptos académicos que todavía no existían en el idioma y también  había escasez de profesores  que supieran tan bien  Hebreo como para educar usándolo. 

Por supuesto que todos estos problemas tienen solución y poco a poco se fueron disminuyendo con el desarrollo del idioma y nunca lograron detener a estos educadores que se propusieron a ayudar a revivir al Hebreo como parte de  su ideal Sionista.

La última idea de Ben Yehuda fue mejorar el vocabulario. Pues tenemos que entender que el Hebreo fue un idioma que solo fue usado en contextos religiosos por casi 2000 años. Es por eso que le hacía falta un  término  para cualquier concepto que no existiera 2000 años atrás. Esto incluye palabras tan sencillas como: botella, muñeca, toalla, bicicleta o cualquier otra que se puedan imaginar. 

Es por eso que Ben Yehuda fue anotando todas las palabras que se daba cuenta que faltaban durante el periodos de educación de su hijo en Hebreo, y fue las inventando según las normas gramaticales existentes en el Hebreo, o las importaba de diferentes  idiomas como el Arabe o el Latin y las adaptaba al Hebreo.

Estas listas de nuevas palabras las publicaba Ben Yehuda en periódicos en Hebreo que  publicaba para ayudar a los adultos a familiarizarse cada vez más con el idioma como los niños lo estaban haciendo.

Ben Yehuda entendía que solo así no lograría normalizar el  Hebreo como idioma cotidiano de toda una sociedad. Es por eso que decidió volverse lexicólogo, es decir la ciencia que estudia el origen, el significado y el uso de las palabras, para  lograr crear un vocabulario que  tuviera sentido y que  concordara con  el Hebreo antiguo. 

Es entonces cuando Ben Yehuda creó el primer diccionario en Habreo con un vocabulario moderno que completaba al Hebreo bíblico y así trajo al mundo al Hebreo como lengua moderna.

Claramente Ben Yehuda no hizo todo esto solo, sino que decidió crear el Consejo del Idioma Hebreo, lo que vendría siendo paralelo a la real academia de la lengua Española. Y este consejo fue desde entonces hasta hoy, la máxima autoridad del idioma Hebreo. Ellos toman las decisiones sobre las nuevas palabras y estudian día a día el desarrollo del idioma y de la sociedad  para adaptar el Hebreo a la misma. 

Así poco a poco el Hebreo pasó de ser solo  una lengua bíblica y antigua a ser una lengua moderna e idioma oficial en un país, Israel.

Oposición a la Resurrección del Hebreo

Ahora, me parece importante hablar de la oposición a la resurrección del Hebreo. Pues les quiero contar que la oposición llegó de  dos direcciones diferentes.

La primera venía de líderes sionistas iluminados tales como Teodoro Herzl al principio del Sionismo que creían que pensar en algo como la resurrección del idioma Hebreo era algo ridículo e inútil.

Sin embargo, muchos de estos pensadores, luego fueron cambiando su perspectiva al ver el éxito en el desarrollo del idioma y la implementación del mismo en la sociedad.

Por el otro lado, la corriente ultra religiosa que vivía previamente en Palestina o llegó en los mismos años que Ben Yehuda, no sólo criticaban el intento de resurrección del idioma sino que también se oponían fuertemente y actuaban en su  contra.

Pues tenían la opinión de que el Hebreo debería ser únicamente usado con fines sagrados y que no se podía profanar usándolo en el día a día. De esta corriente también hubo muchos que fueron aceptando la idea del Hebreo como idioma cotidiano con el tiempo, mientras que hay comunidades ultra-ortodoxas que hasta hoy se oponen a hacerlo y usan todavía como idioma cotidiano el Yiddish.

A pesar de la oposición, la resurrección del Hebreo fue un movimiento muy popular apoyado por la mayoría de Sionistas y pioneros que llegaron a construir el estado judío. Finalmente y como muestra del legado, el estado de Israel, el sueño de todos los Sionistas se declaró en 1948 por David Ben Gurion en Hebreo.

Y hoy, ni hablar. El Hebreo, este idioma bíblico que fue resucitado hace menos de 150 es usado para hablar de ciencia, tecnología, medicina, historia, es usado en  los periódicos, usado en las universidades, usado en  canciones, cines y obras de teatro, y es el idioma  madre de todo un país, del estado de Israel.

Ataturk es probablemente el héroe nacional más halagado de Turquía. Como lo dice su apodo, que traduce del turco el padre de Turquía, Ataturk fue el visionario, el fundador y  el primer presidente de la república moderna de Turquía. Vamos a recorrer la historia de su vida y vamos a entender cómo el cambio al Medio Oriente.

La Vida de Ataturk

Ataturk nació en el año 1881 en lo que ese entonces era el Vilayet de Salónica que se encontraba dentro del legendario Imperio Otomano y hoy en día, ese territorio pertenece a Grecia. 

Él nació con el nombre de Mustafa, en una familia de clase media. Su padre era militar, y su madre venía de una familia agrícola. Mustafa Kemal a pesar de ser musulmán, fue educado en un colegio y una casa  totalmente laicos, y esto se vio reflejado en su ideología y sus reformas como líder de Turquía.

Unos años más tarde, Mustafa Kemal decidió enrolarse a una secundaria militar, y cuando terminó la secundaria, se enroló en la academia militar otomana en Estambul, la capital del imperio. 

Mustafa Kemal era un amante del Imperio Otomano, y estaba dispuesto a defenderlo  con todo lo que tenía para ofrecer. Sin embargo, no estaba de acuerdo con la monarquía y el gobierno del sultán en ese entonces.  

De hecho, hizo parte de un grupo productor de un periódico clandestino donde publicaban declaraciones en contra de la monarquía en el imperio  y expandían su ideología. Ademas, se reunía con otros que  compartían su ideología para hablar de los abusos del imperio hacia sus ciudadanos. Y efectivamente, Mustafa Kamel fue arrestado por las autoridades imperiales por sus actividades  anti  monarquía al  terminar su curso de oficiales con honores.

A pesar de eso, el director de su escuela de oficiales ayudó a que lo liberaran debido al gran aprecio que le tenía a este joven y brillante oficial. De ahí, Mustafa fue enviado por el ejército Otomano a Damasco (que también pertenecía al imperio Otomano) con el rango de capitán. 

Esto no detuvo a Mustafa, pues en Damasco se dio cuenta de la corrupción y el maltrato de los militares otomanos hacia  sus ciudadanos en esa y  otras provincias que  eran consideradas la periferia del Imperio. Y  fue allí donde fundó un grupo llamado: “La sociedad  para la patria y la libertad”.

Ahora quiero hacer una pausa y  contextualizarlos un poco. El Imperio Otomano, fue uno de los imperios más grandes, poderosos y duraderos que han existido en la historia de la humanidad. El imperio Otomano fue fundado en el año 1299 y cayó definitivamente en 1922.

Los primeros 500 años del Imperio, fueron de gloria casi que en su totalidad. La forma de gobierno era bastante eficiente, tenia un ejercito supremamente fuerte y capacitado que conquistaba y seguía brindando tierras al Imperio, era un centro comercial muy importante tanto para Europa como para Asia, era el centro espiritual del Islam pero sin embargo respetaba otras religiones, y tenían súbditos muy fieles al sultán.

El Imperio Otomano, llegó a gobernar en su máxima extensión desde  Irak en el Este, Hungría en el Norte, Argelia en el Este y partes de Arabia Saudita en el Sur. lo que es hoy Turquía era considerado el centro imperial, y el  resto del territorio sus provincias. La eterna capital del imperio era Estambul.

Fue en los últimos 100 años largos cuando el imperio se empezó a deteriorar, estamos hablando más o menos a partir del año 1800.  Pues muchas de las provincias empezaron a revelarse y tratar de separarse del imperio, como por ejemplo Egipto o los países  de los Balcánes, el sultán empezó a perder fidelidad de su  ejército y de sus súbditos, la situación económica del imperio se empezó a deteriorar ya que en varias provincias se negaban a pagar los impuestos,  empezaron a crearse varios grupos en contra del gobierno, Europa se  llevó  la superioridad militar que el imperio tuvo  durante tantos años, y para rematar, empezaron a brotar ideas nacionalistas a lo  largo del  imperio, que pretendían separarse e independizarse. 

Y claro, como todo es una cadena de causas y efectos, todos estos hechos trajeron sus consecuencias también, los sultanes de ese último siglo largo del imperio Otomano, cada vez se pusieron más paranoicos y aplicaron medidas para contrarrestar todo esto y devolverle la gloria al imperio, tales como la modernización de la industria  y del ejército o el intento de devolver el nacionalismo otomano  a los ciudadanos. Pero sin embargo,  ya era muy  tarde.

Esto hizo que los Sultanes entraran en pánico y tomarán medidas bastante extremistas para tratar de salvar al imperio pero el efecto fue el total efecto de  lo esperado, aumentaron la oposición interna contra el sultán y debilitaron  aún  más al imperio. Como ejemplo de estas medidas extremas, les dejo el genocidio armenio. Una matanza en contra de un pueblo perteneciente al imperio que simplemente tenía sus propias aspiraciones nacionalistas. 

Inicios de la Vida Política

Ahora, volviendo a hablar de Mustafa Kemal, y entendiendo su contexto de vida y como militar durante esta caída sin vuelta atrás del imperio  Otomano y  las injustas acciones del sultanato, quiero contarles que el entro a un grupo anti gobierno muy importante en llamado “El Comité de Unión y Progreso” o mas conocido como CUP. Este grupo estaba aliado con uno llamado “los Turcos Jóvenes”, y juntos hicieron una revolución en contra del en ese entonces sultán Abdulhamid II, y  de hecho lograron que éste introdujera al imperio un parlamento y  una constitución.

Mustafa Kemal fue parte de todo  esto, pero  sin embargo, luego tuvo sus diferencias con algunos de los líderes del grupo y decidió dejar la política para concentrarse  en la parte militar. 

Mustafa, estaba en contra del gobierno del sultán, pero  a pesar de eso, seguía con la aspiración de defender a su imperio de las crecientes potencias europeas y por eso trabajó muy duro en el ejército para modernizarlo y convertirlo en uno que pudiera enfrentar a los  poderosos ejércitos europeos.

Trajo varios manuales y técnicas de batalla  europeas  al ejército imperial, y todo lo tradujo al turco. Y  fue así que poco a poco Mustafa Kemal fue ganando el respeto de varios oficiales del ejército y recolectando fieles seguidores de él y su ideología.

En esas, se desató la primera guerra mundial,  y el imperio Otomano, decidió aliarse con las fuerzas centrales, es decir con  Alemania y Austria Hungría, y en contra de Rusia, Inglaterra y Francia. Este  fue el último y súbito error que acabó definitivamente con el Imperio Otomano.

La Primera Guerra Mundial

Cuando el Imperio Otomano entró a la primera guerra mundial, el en ese entonces sultán declaró esta guerra como Jihad, ósea guerra santa con ánimo de que todos los pobladores musulmanes de las provincias, se unieran fielmente al ejército Otomano y ayudaran a ganar la guerra. Y esta victoria podría salvar el futuro del imperio.

Sin embargo, las provincias del imperio, estaban habitadas por grupos étnicos que tenían su propia identidad y así mismo su propia aspiración nacionalista. A los pobladores de las  provincias les convenía que cayera el imperio Otomano para así poder llegar a declarar la independencia en el territorio donde habitaban.

Es por eso que varios grupos étnicos de las provincias Otomanas ayudaron a los enemigos del imperio, principalmente a Francia e Inglaterra. Esto para ayudar a desterrar al ejército Otomano de  esos territorios y tener allí la posibilidad de independencia.

Como  ejemplo de esto podemos ver la cooperación de los judíos en palestina con  los Ingleses, y también la cooperación del mundo árabe con los  Ingleses para desterrar a los otomanos de Arabia Saudita, Irak, Jordania, Siria y Líbano.  

Volviendo a Mustafa Kemal, se puede decir que él es el único héroe de guerra del ejército Otomano durante la primera guerra mundial. Pues los Otomanos perdieron todas y  cada una de las batallas en las que  pelearon, bueno todas menos una, la batalla de Galípoli. 

Este era un punto muy estratégico que garantizaba para los Otomanos la protección de su capital Estambul, y Mustafa Kemal, fue el  oficial asignado a protegerlo. Este punto lo atacaron los aliados y fue el único frente del  imperio que se logró defender, y  todo  esto, gracias  a Mustafa Kemal, quien recibió aún más apoyo y  prestigio. Uno de los comandantes de los aliados en esa batalla era nada más y nada menos que Winston Churchill.

El Camino a la Independencia

Cuando acabó la guerra, el imperio Otomano ya no tenía casi fuerza y el sultán ya  no tenía casi autoridad. Es entonces, cuando los aliados, el  lado  vencedor de la guerra empezaron a ocupar todos los territorios que  le pertenecían al difunto imperio. 

Como  todos sabemos, entre  Francia e Inglaterra se dividieron los territorios  del Medio Oriente y además, conquistaron varias partes de lo que es hoy Turquía. Seguía existiendo un sultán en Estambul, pero este era más bien un sultán marioneta de  los ejércitos vencedores. El imperio que había prevalecido más de 600, se había esfumado. 

Mientras había ocupación, de ejércitos extranjeros en Turquía, los Griegos, los eternos  enemigos  de los turcos que alguna vez fueron parte del imperio Otomano, aprovecharon y atacaron  Turquía y conquistaron la ciudad de Esmirna.

Para  los Turcos ya era demasiado, pues habían perdido todas las provincias del imperio en la guerra y ahora, el centro imperial, Turquía estaba siendo ocupado, atacado y conquistado. Esto creó mucha conmoción entre los habitantes de Turquía y  empezaron a luchar en contra de los ejércitos conquistadores.  

Se cuenta que en estas épocas Mustafa Kemal visitó Estambul y la vio ocupada  por los británicos y  los franceses y esto fue lo que lo terminó de convencer que algo había que  hacer para que las potencias vencedoras no se terminaran apropiando del poco territorio que les quedaba a los turcos. 

Debido a que habían varias milicias turcas luchando contra los ejércitos que  ocupaban Turquía contradiciendo  las órdenes del  sultán quien estaba siendo controlado por estos ejércitos, el sultán recomendó a Mustafa Kemal como  un fiel  oficial que ayudaría a restablecer el orden en Turquía. 

Kemal fue confiado con una carta imperial que le daban poderes extraordinarios, para recorrer e inspeccionar el territorio con el objetivo de imponer orden, sin embargo Mustafa Kemal tenía otro objetivo. 

Lo que hizo en cambio desobedeciendo las órdenes del sultán, fue recorrer Turquía expandiendo su ideología y  su  mensaje. Mustafa Kemal convenció al pueblo turco de  que el sultán no era más que  un simple prisionero de los aliados y  que había que actuar para salvar a lo que quedaba de Turquía. 

Cuando el sultán se dio cuenta de que Mustafa había desobedecido sus órdenes, lo  destituyó de su cargo en el  ejército Otomano que ya era casi virtual y no  tenía mucho significado ni poder. Y  esto  no detuvo a este joven oficial con ideología nacionalista.  

Mustafa Kemal ya tenía mucha credibilidad con el pueblo, y  de hecho varios comandantes de milicias locales pusieron a sus hombres a su  disposición. Creando así, un ejército alterno al del  Sultán, que si estaba dispuesto a luchar por la independencia de Turquía. 

Es entonces cuando  se hizo un congreso que  incluía a todos los que compartían esta ideología donde se eligió a Mustafa Kemal como líder  y  se sacó un documento llamado “El Pacto Nacional” donde se definieron las fronteras de la Turquía  por la que lucharían. Que es la misma que  conocemos hoy.

Negando al gobierno del Sultán, que era incapaz de hacerle frente a los Aliados, Mustafa Kemal, levantó un gobierno provisional en Ankara, una ciudad alejada de Estambul, la capital del imperio, y bajo total dominio Turco. 

Esto alertó a los aliados, y ellos empezaron a arrestar a varios simpatizantes de Kemal y exiliarlos del país. Sin embargo muchos nacionalistas huyeron de Estambul a Ankara dándole la espalda al sultán y  todo el apoyo a Kemal. 

El más importante de ellos se llamaba Fevzi y era el ministro de guerra del sultán. Bajo Kemal se convirtió en el comandante de su ejército. Para 1920, se hizo una asamblea nacional general en Ankara y allí quedó elegido como presidente Mustafa Kemal.

En ese mismo año, los aliados hicieron un tratado con el sultán llamado “El Tratado de Sevres”, donde el sultán aceptaba la reducción del imperio a un territorio  diminuto  y muchas tierras quedaban bajo el dominio de los Griegos, de los Armenios y  de los Kurdos.

Mustafa Kemal y su gobierno alterno, repudiaron este tratado y lucharon en su  contra. Y esto desató varias batallas entre el ejército de Mustafa Kemal y los Griegos y Armenios por territorio.

Este ejército salió victorioso  y  recuperó la mayoría de su territorio incluyendo Esmirna. Además de recuperar todo su territorio,  estas batallas lograron que  la mayoría de las tropas aliadas salieran del territorio Turco, dejando  en la disputa a el Sultán  Muhammad VI contra  el gobierno nacionalista de Kemal que había acabado de salvar a Turquía.

Es por eso que en 1922,  se hizo una votación que abolió el sultanato después de 600 años de existencia y  dejó al gobierno de Mustafa Kemal como único gobierno de los Turcos. Y adicionalmente exiliaron definitivamente  al último sultán sobre la faz de la tierra Muhammad VI, y retomaron el control sobre Estambul.

Y así nació la república moderna de Turquía gracias  a la visión y  a la dura lucha  de Mustafa Kemal y  sus  simpatizantes. Y fue  en ese momento cuando Mustafa Kemal fue apodado “Ataturk”, el padre de Turquía.

La Rapública Moderna de Turqía

A pesar de haber recuperado Estambul, Ataturk decidió declarar a  Ankara como  la capital de la república moderna de Turquía.  Ataturk no tenía como objetivo fundar una segunda versión del imperio Otomano, él quería fundar una república moderna, secular y occidental. 

Desde el momento en que consiguió la independencia, Ataturk hizo muchas reformas para  desconectarse del pasado otomano y crear un futuroTurco. 

Primero, como ya mencionamos, pasó la capital de Estambul a Ankara. Además de eso abolió el poder de todos  los cargos religiosos en el estado incluyendo el de Califa,  cargo que existió desde el siglo VII y  hasta 1924. Ataturk separó totalmente entre la religión y el estado. 

Absolvió las leyes del Islam que eran las que regían el imperio e importo de suiza una serie de leyes civiles para ser aplicadas en la república moderna de Turquía. Esto trajo leyes tales como: la prohibición de la poligamia, el matrimonio civil y  el derecho de las mujeres a pedir el divorcio.

Ataturk trajo la moda europea y secular al país y  la promovió para  que  sus habitantes empezaran a usarla. Adicionalmente  promovió la educación femenina y  en el 1934, otorgó a las mujeres el derecho de votar y  ser elegidas en el parlamento, siendo el primer  país de  medio oriente en hacerlo. 

Continuando, cambio el alfabeto oficial del idioma Turco de letras en Arabe a letras del alfabeto latino. Y aunque esto obligó a un país entero a volver a aprender a leer y  escribir, Ataturk se dedicó a  acabar  con el analfabetismo en el país. 

Así mismo, Ataturk se dedicó a formar lazos con el occidente y con su vecino y enemigo Grecia. De hecho estos dos países hicieron algo único en la historia. Y fue el intercambio de poblaciones. Debido a que Grecia pertencecía al Imperio Otomano en el pasado, habían muchos griegos viviendo en Turquía y  muchos Turcos viviendo en Grecia. Estos dos países acordaron intercambiar estas  poblaciones para no tener la presencia de esas minorías en su  país y aunque  muchos de estos ciudadanos se opusieron a hacerlo, fueron obligados a migrar.

Ataturk construyó vías de tren, trajo inversión extranjera, construyó fábricas y abrió el  mercado, terminando así, de estabilizar a la nueva república de Turquía.

El Legado de Ataturk

Ataturk, sirvió como presidente  de Turquía amado por el pueblo hasta el 1938, cuando fue diagnosticado con cirrosis y ya  era muy tarde para actuar. Y de esa enfermedad, el padre de Turquía murió. 

A pesar de su temprana muerte, Ataturk dejó  un legado y  una huella en Turquía que lo hará vivir a lo largo de la historia. Logró levantar un país moderno y fuerte de las cenizas de un Imperio, tuvo  visión y  coraje y  salvó a Turquía de perderse en la historia.

Mustafa Kemal Ataturk fue definitivamente un personaje que cambió el Medio Oriente.